Categories: NoticiasTOP BICIO

Ciclismo y problemas de erección: ¿mito o realidad?

Publicidad

La relación entre ciclismo y disfunción erectil es un tema que siempre ha generado controversia. Hablamos de la incapacidad de conseguir una erección sostenida suficiente como para mantener una relación sexual satisfactoria, un proceso en el que intervienen nervios, vasos sanguíneos, hormonas e incluso factores psicológicos.

¿Qué tiene que ver ir en bici con ese proceso? ¿De verdad puede afectar la afición al ciclismo a tu vida sexual? Consultamos fuentes especialistas para despejar dudas.

Publicidad

¿Afecta el ciclismo a la erección?

Según datos recopilados por el Instituto Médico Tecnológico, se calcula que en España hay 2,5 millones de hombres que presentan disfunción eréctil en algún grado. Cerca de la mitad tienen entre 40 y 70 años.

El ciclismo es un medio de transporte popular y una actividad deportiva y de ocio. Se ha puesto sobre la mesa que, practicado de forma excesiva, puede producir lesiones en articulaciones como la rodilla y la espalda, en las manos, las nalgas, el cuello y los hombros o el periné. Esta última es la zona que va del ano a los testículos o la vagina, en hombres o mujeres.

En el caso concreto de la función sexual de hombres, se ha barajado que la presión prolongada del sillín sobre esa zona, el periné, produzca microtraumatismos en los nervios. Un estudio, publicado en los 90 en la Internationa Journal Sports of Medicine, muestra que existe una deficiencia en la perfusión peneana (introducción lenta y continuada de sangre) debido a la compresión arterial perineal. Y esta podría ser una razón para el entumecimiento de los genitales y la impotencia en ciclistas de larga distancia.

Publicidad

Por otra parte, se ha estudiado la relación entre ciclismo, prostatitis crónica, dolor pélvico crónico y síntomas urinarios. Lo hicieron, entre otros, los investigadores de este estudio publicado en el International Neurourology Journal, aunque concluyeron que el ciclismo no podía quedar significativamente asociado a la prevalencia de los síntomas de las vías urinarias inferiores o disfunción eréctil.

¿Puede causar disfución eréctil?

Además de que el estudio mencionado emplazaba a la necesidad de realizar nuevas investigaciones para ampliar información, estudios posteriores han contradicho dichos resultados.

El doctor Luis Rodríguez-Vela, jefe de Sección de Urología y Andrología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y profesor en la universidad, da crédito a un estudio publicado en el Journal of Urology en 2018. No solo por lo reciente, sino por el número de sujetos estudiados.

El estudio elaborado por el doctor Awad y sus colaboradores, catalogado de “magnífico” por el doctor Rodríguez-Vela, sometió a encuestas a 5488 jóvenes sanos de cinco países diferentes. Su importancia radica en que compara a jóvenes que realizan diferentes actividades: ciclismo, natación y atletismo. Y todos respondieron encuestas sobre la disfunción eréctil y los síntomas urinarios.

Publicidad

Según las conclusiones del estudio, entre ciclistas, nadadores y corredores no se detectaron diferencias significativas a la hora de evaluar la incidencia de la función eréctil o los síntomas urinarios. No se consideró, por lo tanto, que el ciclismo sea perjudicial, aunque sí se observó mayor incidencia en la estenosis de uretra respecto a nadadores y atletas. Sin embargo, los autores determinaron que la compresión es leve y no favorece la aparición de la disfunción eréctil.

Tanto de este como de otros estudios se pueden extraer una serie de recomendaciones útiles. Tienen que ver con el uso de estrategias para disminuir los efectos de la compresión de nervios y vasos sanguíneos:

  • Al practicar ciclismo, si el 20% del tiempo se pedalea sin sentarse en el sillín, se disminuye el riesgo de que aparezcan llagas o acolchamiento del periné y los genitales.
  • El manillar más elevado o al mismo nivel que el asiento también reduce el adormecimiento de los genitales y el dolor que puede generar el sillín.
  • El uso de un sillín ergonómico con apoyo de la espalda reduce la presión sobre el periné y mejora la oxigenación del pene, en comparación a un sillín normal.
  • Pararse sobre los pedales cada 10 minutos durante la actividad también evita el adormecimiento.

En definitiva, no te preocupes por la disfunción eréctil cuando vayas sobre la bici. Si lo haces, que sea solo para contar con los accesorios adecuados y hacer ajustes para asegurarte una buena postura y evitar el exceso de presión en zonas delicadas.

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Natalia Romero
Publicidad