Carta a Mikel Landa: el hijo pródigo

Publicidad

Con Landa estamos acostumbrados a quedarnos con sabor agridulce. Siempre sentimos que le falta suerte y que le queda tiempo. Pero cada oportunidad es una menos. Este Giro puede ser la definitiva.

 

Te seré sincero, Mikel. Me encantaría que hicieses un gran Giro y que lo ganases. Que volviésemos a Madonna di Campiglio o a Aprica como en el Giro de 2015 en el que impusiste tu ley en el Mortirolo, que fue la ley del más fuerte. El mejor Mikel Landa que he visto en mi vida. No sé si ahora ya es tarde o si ya estamos en tiempo de descuento, pero quisiera pensar que no. Que un ciclista, que ha sido dos veces segundo en el Tour, tiene derecho a ganar un Giro y que en este Giro (que parece más abierto) habrá opciones para ti: Mikel Landa.

De momento, tu motivación nos hace ilusión. Las caídas no se eligen pero las oportunidades sí. Siempre he sido un tipo acostumbrado a quedarme con la lectura positiva de las cosas. Y ahora vemos el cielo abierto. Y queremos pensar que los años de las caídas y de los despistes (los años de la mala suerte, en definitiva) en la primera semana ya no tienen sentido, porque ya hicieron suficiente daño y dejaron costillas rotas y mucha rabia en el camino. Pero no somos rencorosos.

Publicidad

También te contaré que el otro día hablaba con Marino Lejarreta y le preguntaba si te veía ganador del Giro. Se quedó pensando el hombre. La pregunta le cogió desprevenido. No pudo ocultarlo. Pero, después de un rato de pensar, dijo: “Bueno, yo creo que esta ya es la prueba definitiva, quizás la última oportunidad”.

Yo pienso como él, Mikel, amigo. A los 32 años no seamos extremistas. Aún no tiene por qué ser tarde. Mira a Roglic o mira a Caruso en el Giro del año pasado. Te insisto. Soy un optimista compulsivo. Y me niego a pensar que Mikel Landa se marchará del ciclismo sin opciones de ganar un Giro, la carrera que le hizo célebre a los ojos de todos nosotros. Jamás olvidaré el Giro de 2015 ni las grandes vueltas que han venido después. Y siggo pensando que no hay muchos mejores escaladores que tú.

Y, qué quieres que te diga, amigo, a quien me diga lo contrario no le haré caso y le contestaré como cantaba Sabina cuando él mismo se preguntaba quién le ha robado el mes de abril.

Publicidad

Lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón  -decía.

Y eso es exactamente lo mismo que me pasa a mí cuando pienso en Mikel Landa.

Aún me resisto a pensar que no vuelva a pisar el podio de una gran vuelta y por qué no en lo más alto del podio. Y entre Carapaz, Yates, Bardet o Almeida creo que puede haber un sitio para ti.

Y no te digo más, Mikel. No quiero entretenerte porque esto ya está a punto de empezar y ahí te dejamos en paz con tus ambiciones que, si nadie lo remedia, son las nuestras.

Publicidad
Publicidad
Comparte
Publicado por
Alfredo Varona
Publicidad

Artículos recientes

Los corchos del champán juegan una mala pasada al Giro

Hoy le ha tocado recibir a Biniam Girmay (Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux), pero el otro día fue…

17 mayo 2022

Mikel Landa y el año menos pensado

Los landistas hemos salvado sin mayores incidentes la primera semana de carrera en el Giro…

17 mayo 2022

“El ciclismo no puede amargarte la vida”

Javier Mauleón tenía cualidades de líder. Pero su cabeza no le dejó serlo y aprendió…

17 mayo 2022

¿Peso pluma? Descubre el equipo más pesado del Giro de Italia

Cuando nos figuramos el prototipo de ciclista profesional, nos imaginamos alguien muy delgado, de una…

16 mayo 2022

Entrenamiento para aumentar piernas en bicicleta: intervalos con los que verás resultados

Aumentar volumen en las piernas para bicicleta debería ser uno de tus principales si quieres…

15 mayo 2022

El toque de atención de Eder Sarabia al Trek Segafredo

"Me gustaría que el Trek valorase más la maglia y más ambición por defender el…

15 mayo 2022