Inicio Noticias Bicicleta y próstata: ¿sí o no?

Bicicleta y próstata: ¿sí o no?

La relación entre la bicicleta y la próstata genera cientos de dudas desde hace años. Si alguna vez te has subido en la bici pensando que podrías estar causándote un daño interno a largo plazo, es hora de que te informes para desmontar algunos mitos.

¿Es mala la bicicleta para la próstata?

Eduardo García, urólogo y andrólogo que atiende en Barcelona y Madrid, lo deja claro: ir en bicicleta no da problemas de próstata. “Llevo escuchando esto 20 años y llevo leyendo artículos 20 años sobre el tema. Y la respuesta sigue siendo la misma: no”, explica en su blog. Entre otros, cita este estudio recogido por la National Library of Medicine de Estados Unidos. En él se asegura que los ciclistas no tienen peores funciones urinarias o sexuales que nadadores o corredores.

El uso de la bicicleta tampoco aumenta el riesgo de cáncer de próstata, como señala este estudio publicado en Prostate Cancer Prostatic Dis. La información extraída no arrojó datos significativos que sugieran un riesgo mayor de cáncer de próstata para los ciclistas, si bien reconocen que el número de pruebas y la ausencia de tests aleatorios controlados hacen necesarios más estudios.

Partiendo de esa máxima, la de que la bici no es mala para la próstata, sí hay algunas cuestiones a considerar. En cuanto a la disfunción eréctil, por ejemplo, la bicicleta tampoco ejerce ningún efecto sobre ella. De hecho, el ejercicio bien planificado protege la salud sexual, pero el que implica mucho volumen y poca intensidad puede conducir a un sobreentrenamiento que sí podría aumentar el perfil hormonal y la sexualidad. “Entrenar más no es siempre estar en mejor forma”, recuerda Eduardo García.

El experto recomienda a sus pacientes ir en bici cuando quieran, a excepción de dos situaciones. La primera de ellas es la prostatitis crónica, pero no porque la bici la provoque, sino porque puede empeorar los síntomas. Si un hombre que la padece siente molestias al usar la bici, lo mejor es que desista para no forzar.

Otro supuesto en el que el ciclismo no es el ejercicio físico más recomendable es el de estenosis de uretra. En este caso, la ciencia sí que apunta a que puede haber problemas, y si no quieres renunciar a ella tendrás que asumir el riesgo de que la estenosis se complique.

Al final, como recuerda García, es el sentido común el que manda. Se entiende que, si te has sometido a una cirugía pélvica, genital o de próstata, es mejor dejar momentáneamente la bici hasta que se pase la inflamación en la zona y te recuperes.

Consejos para ciclistas

Si te preocupa la relación bicicleta y próstata o ya sufres algún problema, hay consejos que te pueden resultar útiles.

1. Usa ropa técnica

La RFEC recoge lo más destacado sobre la ropa técnica de ciclista. Lo más importante, y más en el caso de pacientes de afecciones relacionadas con la próstata, es el culote. Dado que pasarás mucho tiempo sobre la bici, este puede suponer la diferencia entre pedalear con comodidad o sufrir.

Dentro del culote, un aspecto clave es la elección de la badana. Es una pieza situada en la entrepierna que protege la zonas sensibles, evitando las rozaduras y aliviando la presión. Existen diferentes badanas según la modalidad de ciclismo que se practique, el tipo de sillín, el peso del ciclista e incluso las horas que pasa usando la bici. En cualquier caso, tiene que tratarse de una pieza transpirable, hipoalergénica y adaptable a la anatomía.

La RFEC recomienda badanas con configuración de dos densidades y propiedades antibacterianas, que están especialmente recomendadas para pruebas de larga distancia. La zona de más densidad debe permitir la rotación de la pelvis.

2. Hazte con un buen sillín

Considerando que la zona de la próstata es delicada, y que al ir en bici se ejerce presión sobre ella, la buena elección del sillín debería ser cosa de cualquier ciclista. Y no solo de los que tengan alguna afección.

Los sillines antipróstaticos son muy recomendables. Su diseño ha ido evolucionando durante años, por lo que en la actualidad se consideran muy efectivos para prevenir problemas. Entre otras características, tienen un agujero en el centro, lo que deja la zona sin apoyo y sin presión sobre la próstata.

Son muchas las marcas que los diseñan, pero lo más importante es que sea cómodo para ti, es decir, que se adapte a tu propia anatomía. Debe tener una anchura suficiente para que los dos isquiones se apoyen sobre él y aliviar la presión sobre la región perineal. La ranura central, como decimos, contribuye a disminuir dicha presión, como sucede con los sillines sin nariz.

3. Aprende a colocar bien la bici

Todo el peso de tu cuerpo se apoya en la zona de la próstata cuando vas en bici. Por eso es importante la elección del sillín, pero también cuidar la postura. La posición que adquieras debe repartir el peso de manera proporcional entre isquiones, zona perineal y glúteo, lo que evitará dolores, sensación de hormigueo y que haya partes dormidas durante la actividad.

Una de las grandes claves es que el sillín esté bien colocado. El extremo debe estar inclinado hacia abajo y debes evitar el exceso de altura o que quede muy retrasado. Asimismo, el manillar no debe ir demasiado bajo.

Para saber cómo colocar la bici, puedes consultar guías como la que te enlazamos a continuación. Lo primero es conocer tu talla, y luego ajustar en orden las calas, el sillín, el manillar, las manetas de freno y los cambios.

Si sufres molestias, algún problema físico, dismetrías u otras circunstancias, lo recomendable es que acudas a un profesional biomecánico que te realice una medición corporal exacta y haga un ajuste preciso de la bici.

Hábitos saludables para la próstata

Considerando que el cáncer de próstata es el más común entre los hombres en España, desde la clínica García Reboll ofrecen consejos para cuidarla:

  • Lleva una alimentación saludable. La clínica recuerda que no se trata solo de comer bien, sino de nutrirse. Aumenta la ingesta de frutas, hortalizas, verduras, legumbres, cereales integrales y proteínas de calidad. Reduce los lácteos, los azúcares, las carnes rojas y las grasas. Y evita el alcohol y los alimentos picantes.
  • Evita el exceso de peso. Te servirá para prevenir muchos problemas, no solo los de próstata.
  • Haz ejercicio regularmente. Además de ayudarte a controlar el peso, tiene otros efectos positivos para la salud. Lo ideal es que practiques al menos 30 minutos al día varios días a la semana. Pero, más allá de la disciplina que escojas, adopta hábitos sencillos como ir caminando al trabajo o subir escaleras.
  • Acude al urólogo regularmente. Se recomiendas visitas anuales, que son útiles para prevenir, detectar y tratar problemas a tiempo.

También es importante la hidratación y, para asegurarla, lo ideal es beber entre 1,5-2 litros diarios. Lo más saludable y natural es el agua y, de hecho, se desaconsejan el café, el té y otras bebidas estimulantes porque pueden resultar irritantes.

La buena hidratación te asegurará ir al baño con la debida frecuencia. No pospongas el momento y, cuando lo hagas, hazlo de manera relajada y con paciencia.

Si tienes que pasar mucho tiempo sentado por cuestiones laborales o de otra índole, intenta reservar varios minutos de manera espaciada para caminar y relajar la musculatura. Aliviará la presión sobre la zona.

Conclusiones

El uso de la bicicleta no favorece la aparición de problemas de próstata. De hecho, ayuda a mantener una vida saludable que prevendrá situaciones como el sobrepeso, que sí tienen relación con la aparición de patologías de distinta gravedad. Lo que puede favorecer la aparición de problemas como la disfunción es el sobreentrenamiento, pero el ejercicio bien planificado siempre está recomendado.

Los síntomas de la prostatitis crónica sí pueden verse empeorados por la bici, pero no provocados por ella. La estenosis de uretra también podría desaconsejar su uso, a fin de que no empeore.

Para aliviar síntomas y prevenir, lo ideal es usar ropa adecuada que proteja, un sillín que alivie la presión en la zona y asegurar siempre la postura ideal. Hay otros consejos preventivos útiles, pero la relación bicicleta y próstata no se ha demostrado desfavorable.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de BICIO

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad