Bicicleta monoplato. ¿problema o solución?

Publicidad

Hace prácticamente nada muchas bicicletas se montaban con triple plato y ahora resulta que muchas de ellas se equipan con un solo plato. ¿Qué está pasando? El monoplato ha revolucionado el sector de las dos ruedas y especialmente en el caso del MTB parece que ha llegado para quedarse.

Si quieres conocer las ventajas y los inconvenientes de este particular sistema de transmisión te invito a leer todo lo que viene a continuación. Tanto si practicas carretera como MTB te interesa conocer de primera mano todo lo que rodea este novedoso sistema.

Ventajas de la bicicleta monoplato

Cada vez es más habitual ver a ciclistas con bicicletas de un solo plato. Especialmente en el caso del MTB es algo muy común y en esta modalidad todo parece encaminado a consolidarse en los próximos años.

Publicidad

En primer lugar, cabe recordar que una bicicleta monoplato es aquella que únicamente presente un plato. Es decir que el sistema de transmisión delantero únicamente tiene una marcha o velocidad.

A diferencia de lo que sucedía hace apenas unos años ahora las bicicletas se vuelven a equipar con un único desarrollo delantero. Sustituyendo así a las MTB con doble o triple plato.

Destacar también que el sistema de monoplato se ha instaurado especialmente en las bicicletas de gama media-alta. Por el contrario, las bicicletas de gama baja siguen montando doble o triple plato. Aunque pueda parecer curioso que las bicicletas de alta gama se monten con menos material es todo atribuible a una cuestión de peso y de comodidad.

Publicidad

Como ventajas principales del monoplato encontramos que por fin se soluciona el maldito problema del salto de cadena. Al tener un único plato, la cadena no puede saltar ya que no cambiamos de marcha y si está correctamente centrada la cadena será muy complicado que nos caiga la cadena tanto por dentro como por fuera.

Otra ventaja evidente es el tema del peso. Con el sistema de monoplato nos ahorramos el desviador y todo el mecanismo de cambio en la maneta izquierda. Es por este motivo que las bicicletas monoplato son más ligeras que las convencionales. Las que llevan dos o tres platos, además del peso de los platos, hay que sumarles el peso del desviador.

En el caso del MTB te ayuda a minimizar el apartado técnico. Únicamente tienes un plato así que ya te puedes olvidar de ir pensando con que desarrollo subes por una pendiente. Ahora solo es cuestión de jugar con los piñones traseros. El mantenimiento en el taller también será menor. De esta forma te ahorrarás unos euros nada despreciables.

Las bicicletas monoplato en el MTB parecen perfectamente asentadas

Inconvenientes del sistema monoplato

Los inconvenientes del monoplato son prácticamente inexistentes. El menor desarrollo o rango de marchas que ofrece sí que es algo más limitado, pero con las 11 y 12 velocidades traseras que se montan actualmente el problema parece quedar solucionado. Muy difícil es que te quedes corto o largo de desarrollo, siempre que hagas una elección correcta de las dientes del plato.

Publicidad

Con el ahorro de material que supone un monoplato (no montamos ni desviador ni plato) parece que los precios deberían ser aún más bajos pero la cosa por desgracia todavía no es así. Con el tiempo estamos viendo como la mayoría de fabricantes se ajustan más en sus tarifas ofreciendo la posibilidad de montar un monoplato a un mayor número de personas. El monoplato ya no parece ser una cosa exclusiva de las bicicletas de alta gama.

Otro tema ligeramente distinto pasa en el mundo de la carretera. El equipo Aqua Blue llegó a correr una Vuelta a España con un solo plato, pero a día de hoy parece complicado, todavía que se pueden sustituir los dos platos por uno de solo. Los cambios de velocidad son más altos en la carretera, por lo que es lógico necesitar de un repertorio más amplio en cuando a desarrollos se refiere.

¿Doble plato o monoplato?

Pese a la revolución del monoplato gran cantidad de marcas siguen ofreciendo en su catálogo bicicletas con doble y triple plato. Especialmente en aquellas bicicletas de gama media y baja.

Este se traduce en la mayoría de ocasiones en un dilema de compra para los ciclistas que empiezan en este mundo o no están muy familiarizados con el aspecto técnico y material. ¿Qué bicicleta comprar? ¿Mono plato o doble plato? ¿Con un solo plato me quedaré corto en las subidas? Si algunas de estas dudas rondan por vuestra cabeza deciros que tranquilos, que, aunque nos equivoquemos puede haber soluciones.

Lo más importante a la hora de elegir entre monoplato, doble plato o tripleta (el sistema de tres platos) es conocer nuestro estado de forma y el tipo de orografía y terreno que vamos a frecuentar en nuestras salidas.

Si estás medianamente en forma y no estás comprando tu primera bicicleta te recomiendo que te decantes por un monoplato. Tal y como hemos comentado anteriormente existen suficientes combinaciones de piñones y coronas lo bastante grandes como para asegurarnos una buena cadencia de pedaleo y un abanico de marchas suficientemente amplio como para afrontar con garantías prácticamente cualquier terreno. El sistema de transmisión 1×12 está ya perfectamente asentado en el mercado.

Elegir el número de dientes del monoplato dependerá de nuestro estado de forma y del terreno. Los monoplatos acostumbran a ir desde los 28 hasta los 38 dientes.

Por el contrario, si buscas una primera bicicleta o simplemente quieres una MTB nueva para salir a disfrutar y a hacer algo de salud los fines de semana puede que a ti te siga interesando un sistema doble plato. Con él podrás jugar con un mayor número marchas y adaptar el desarrollo a cualquier circunstancia. El sistema de triple plato está quedando prácticamente obsoleto y a mi entender únicamente debería despertar el interés de aquellas personas con una peor condición física que se resisten todavía a caer en el oscuro de mundo de las e-bikes.

En definitiva, con el monoplato prácticamente todo son ventajas y con las 12 y más que probables 13 o 14 velocidades traseras futuras, el problema del desarrollo corto parece estar más que solucionado.

En el caso de la carretera mi recomendación es completamente opuesta. Te diría que te mantuvieras conservador y montaras siempre doble plato. En cualquier caso, conviene estar muy atento a los posibles cambios tecnológicos que vayan apareciendo en el mercado. El sector cambia cada dos por tres y más nos vale estar al día. En Bicio te mantendremos informado.

 

Publicidad
Comparte
Publicado por
Aleix Serra
Publicidad

Artículos recientes

Los corchos del champán juegan una mala pasada al Giro

Hoy le ha tocado recibir a Biniam Girmay (Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux), pero el otro día fue…

17 mayo 2022

Mikel Landa y el año menos pensado

Los landistas hemos salvado sin mayores incidentes la primera semana de carrera en el Giro…

17 mayo 2022

“El ciclismo no puede amargarte la vida”

Javier Mauleón tenía cualidades de líder. Pero su cabeza no le dejó serlo y aprendió…

17 mayo 2022

¿Peso pluma? Descubre el equipo más pesado del Giro de Italia

Cuando nos figuramos el prototipo de ciclista profesional, nos imaginamos alguien muy delgado, de una…

16 mayo 2022

Entrenamiento para aumentar piernas en bicicleta: intervalos con los que verás resultados

Aumentar volumen en las piernas para bicicleta debería ser uno de tus principales si quieres…

15 mayo 2022

El toque de atención de Eder Sarabia al Trek Segafredo

"Me gustaría que el Trek valorase más la maglia y más ambición por defender el…

15 mayo 2022