Esguince de rodilla ¿Qué es y cómo prevenirlo?

Esguince de rodilla ¿Qué es y cómo prevenirlo?

4075
1
Compartir
esguince de rodilla

Hola amig@s de La Bolsa del Corredor. Todos conocemos y hemos sufrido en mayor o menor medida el típico esguince de tobillo, pero, ¿conoces lo que sucede cuando la lesión se produce en la rodilla? ¿Lo has sufrido alguna vez? ¿Te has convertido en un cojo-runner temporal a causa de esta lesión? Pues si quieres conocer más sobre el esguince de rodilla, ésta es tu entrada.

Para empezar, tienes que saber que la rodilla es una obra maestra de la arquitectura del ser humano y constituye una de las articulaciones más complejas tanto anatómica como funcionalmente. Como breve repaso anatómico, en la rodilla tenemos 3 huesos, tibia, fémur y rótula, y 2 articulaciones, la articulación femorotibial,  entre la meseta tibial y los cóndilos femorales y la articulación femoropatelar entre los cóndilos femorales y la rótula. Ambas articulaciones se mueven a la vez y tienen la misma cápsula articular, pero funcionan de manera diferente.

También tenemos los meniscos, que son unas almohadillas fibrocartilaginosas que amortiguan el peso de nuestro cuerpo y nos aportan gran estabilidad articular entre otras funciones.

Los grandes perjudicados de los esguinces de rodilla son los ligamentos, que estabilizan los extremos articulares y permiten el paso de información propioceptiva. Tenemos los ligamentos cruzados anterior y posterior y los ligamentos lateral interno (LLI) y externo (LLE).

esguince de rodilla ligamento lateral interno

Al hacernos un esguince de rodilla, no siempre van a ser las mismas partes las que se lesionen. Si al producirse el esguince, nuestra rodilla se encuentra en una posición de rotación interna, valgo (piernas en X) y flexionada, el ligamento lateral interno (LLI) tendrá todas las papeletas para ser el afectado, pero si se da con una rotación externa (pierna en posición de vaquero de las praderas) y en varo, el lesionado será el ligamento lateral externo (LLE).

Pero ¿qué es un esguince de rodilla?

Un esguince de rodilla se produce por una distensión de los ligamentos interno, externo o cruzados anterior y posterior, sumado a la afectación de las partes óseas que los unen, y normalmente se da cuando se fuerza la articulación por encima de sus límites normales. Lo normal es que haya una distensión o un desgarramiento del ligamento, aunque a veces puede romperse e incluso afectar a tendones de manera secundaria.

En función a la gravedad, también encontramos diferentes grados, cuando el ligamento y algunas fibras son las dañadas, tenemos un grado I o leve, cuando el ligamento de rompe parcialmente, un grado II o moderado, y si el ligamento rompe por completo, grado III o grave.

Según algunas estadísticas, en el ámbito deportivo las personas que refieren esta lesión suelen ser personas de 30-35 años a los que les empieza a picar el gusanillo del running o el trail running, pero que han llevado una vida sedentaria a lo largo de su vida. Recuerda corredor amateur, ¡¡no puedes ser un Kilian Jornet de la noche a la mañana!!

Existen diferentes causas que pueden provocar o influir negativamente en la lesión del esguince de rodilla. Por ejemplo, una mala pisada influye directamente en los movimientos de la rodilla en todos sus planos, así como un calzado inadecuado para nosotros o para nuestra actividad deportiva y hasta la superficie de entreno.

También hay que tener en cuenta la modalidad deportiva que practiquemos, es decir, en la montaña seguramente tengas más probabilidad de hacerte un esguince de rodilla que corriendo por llano, ya que las irregularidades del terreno y las superficies deslizantes como el barro son caldo de cultivo para lesiones, y consecuentemente, los movimientos de estabilización de la rodilla van a ser más forzados para evitar que rodemos cuesta abajo. Ten en cuenta querido Johnny corredor de la montaña,  que hay sierras tan peligrosas ¡¡ que se han visto esguinces de rodilla en cabras montesas !!


¿Cómo puedo prevenir los esguinces de rodilla?

La mejor prevención para que tus ligamentos respondan de manera eficaz a cualquier movimiento lesivo es fortalecer la musculatura extensora y flexora de la pierna, es decir, cuádriceps e isquiotibiales. Los ejercicios isométricos con extensión de la rodilla y el pie girado hacia dentro o fuera también nos pueden ayudar, así como trabajar la propiocepción. Con todo esto el refuerzo de nuestros ligamentos está más que asegurado.

¿Es bueno usar rodilleras?

En cuanto a las rodilleras, no resulta de mucha utilidad utilizarlas más de 8 o 10 días. Aunque su uso te aporte confianza, te llevará derecho a la pérdida de masa muscular, y cuando decidas correr sin ella te notarás bastante inseguro (¡¡no abuses de ellas!!).

Bueno amigos, esperamos que esta entrada os sirva para saber algo más de los esguinces de rodilla y cómo prevenirlos. Esperamos que estéis mucho tiempo sanos y libres de esguinces para que sigáis reventando rocas montañosas.

¡Salud y kilómetros!

Compartir

1 Comentario

  1. Gracias por la información, mi rodilla no está tan bien como antes, y justo he pecado en lo que comentas de utilizar rodilleras, creando dependencia (por lo menos, psicológica).

    Intentaré prescindir de ella! GRACIAS!

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.