Entrenamiento ciclista por vatios (potencia): ventajas e inconvenientes

Entrenamiento ciclista por vatios (potencia): ventajas e inconvenientes

1315
0
Compartir
Uso del potenciómetro: entrenamiento por vatios

Uno de los temas más recurrentes en la actualidad y que genera cada vez más expectación en el panorama ciclista es el entrenamiento por potencia. Los famosos vatios parecen cada vez más arraigados en el ciclismo y los potenciómetros se han convertido en un componente más en la mayoría de bicicletas (especialmente en las de carretera).

Cierto es que el entrenamiento con medidores de potencia sigue siendo un concepto relativamente nuevo y con todavía mucho recorrido por hacer, pero simplemente es cuestión de tiempo que los potenciómetros terminen por imponerse definitivamente en el mercado de ciclocomputadores relegando prácticamente al olvido los antiguos cuentakilómetros con pulsaciones.


A continuación vamos a facilitar algunas indicaciones a tener en cuenta a la hora de empezar a entrenar por vatios que, de buen seguro, van a ayudar a despejar todas esas dudas que aparecen con la instalación de un potenciómetro y que serán de gran utilidad en la transición de un cuentakilómetros clásico a los ciclocomputadores actuales.

Además vamos a analizar las ventajas e inconvenientes del entrenamiento por potencia, repasando así los puntos fuertes y los aspecto mejorables que aún tiene los potenciómetros actuales.

entrenamiento por vatios potenciómetros
El equipo sky unos de las mayores “culpables “del boom de los potenciómetros

¿Cómo empezar a entrenar con potenciómetro (vatios)?

Empezar a entrenar por vatios no es tarea fácil y la transición del entrenamiento clásico por pulsaciones hacia el entrenamiento por potencia con potenciómetro debería hacerse con calma y sin prisas. El traspaso no es ninguna tontería y hacerlo correctamente es fundamental para no alterar en exceso nuestro plan de entrenamiento y evitar así cualquier riesgo de lesión.

En primer lugar es fundamental hacer una prueba de esfuerzo, tanto para asegurarnos que nuestro cuerpo está en plenas condiciones para hacer deporte como para delimitar nuestras zonas de entrenamiento.

Estas zonas de entrenamiento (entre 5 y 7 zonas según la teoría deportiva) serán claves para empezar con el trabajo específico y poder entrenar de la forma más ajustada posible. Con ellas, además, conoceremos nuestros umbrales (aeróbico y anaeróbico) y los diferentes intervalos de potencia según las cuales podremos entrenar las diferentes condiciones físicas (potencia,  resistencia, explosividad etc.) y seguir así de forma totalmente controlada nuestro plan de entrenamiento.

Un plan de entrenamiento que sobre todo en el caso de los vatios, debido a su complejidad, es especialmente interesante que sea supervisado en todo momento por un profesional. Con un buen preparador físico siempre entrenaremos mejor y evitaremos además el temido sobreentrenamiento.

Otra técnica realmente extendida en el mundo ciclista es el famoso test de 20 minutos. Una prueba de esfuerzo sostenida en la cual también podremos interpretar diferentes aspectos de nuestra condición física como los límites aeróbicos y anaeróbicos o el umbral de potencia funcional (FTP). El test de 20 minutos es especialmente útil para ver nuestra evolución a lo largo del año y evaluar nuestra progresión en cuanto a rendimiento.

Con la instalación de nuestro potenciómetro, además, podremos calcular nuestros vatios máximos en un sprint y conocer un factor aún más importante como los vatios/kilo que somos capaces de mover.

Con la obtención de estos valores seremos aún más conscientes de la enorme diferencia que existe entre un ciclista profesional y un ciclista aficionado.

Un ciclista profesional de nivel medio-alto mueve con relativa facilidad unos 5w/kg llegando a mover, en el caso de los mejores escaladores del mundo como Chris Froome Alberto Contador o Fabio Aru, unos 6 vatios por kilo. La diferencia en un sprint también es abismal. André Greipel, uno de los mejores sprinters del mundo, llega a mover en uno de sus sprints finales unos vatios máximos cercanos a los 1800. ¡Más de dos caballos de potencia!

El famoso potenciómetro de Chris Froome, objeto de polémica en los últimos tiempos.

Otra indicación importante a la hora de montar un medidor de potencia es su calibración. Un potenciómetro mal calibrado pierde totalmente su sentido y ello solo nos llevará a ver unos valores totalmente erróneos, que tanto por exceso como por déficit nos estarán haciendo entrenar mal.

Cuando sincronicemos nuestro potenciómetro con el ciclocomputador es importante tener claro que datos visualizar en la pantalla. Lo más habitual y recomendable, especialmente al principio, es tener a disposición los vatios a 10 o a 3 segundos de media y no a tiempo real, puesto que su alta variabilidad dificultará su seguimiento.

Con los vatios a tres segundos seguiremos teniendo un valor real de nuestro esfuerzo sin la necesidad de estar mirando de forma permanente la pantalla de nuestro dispositivo.

Vamos ahora a conocer los pros y contras del entrenamiento por potencia:

Ventajas entrenamiento por vatios (potenciómetro)

-Mejor control y gestión del esfuerzo:  Con la utilización de un medidor de potencia seremos capaces de regular y gestionar mucho mejor nuestros esfuerzos. Saber en qué momento estamos yendo por encima de nuestros posibilidades y ser conscientes así de si posteriormente podremos pagar este esfuerzo extra o si bien estamos rodando en una zona de potencia que podemos aguantar durante bastante tiempo. Precisamente en este mismo sentido muchos son los que opinan que la aparición de los potenciómetros ha frenado el espectáculo en el ciclismo. Lo que está claro es que los vatios no mienten y te informan en todo momento de si te encuentras por encima o por debajo de tus posibilidades física reales. De aquí la importancia de hacer previamente una buena prueba de esfuerzo y conocer así los diferentes umbrales.

-Mejor regulación de las cargas de entrenamiento: Otro aspecto positivo del entrenamiento por potencia se encuentra en el trabajo específico, en las famosas series de entrenamiento. Con un medidor de potencia podremos hacer unas series exactas a lo planificado y desde el primer momento estaremos trabajando dentro del plan establecido. Esto es un gran avance respecto el entrenamiento clásico por pulsaciones. Con él, el trabajo específico era más dificultoso y no quedaba muy claro si la serie empezaba cuando alcanzábamos el pulso exigido o si bien la series empezaba realmente antes.

Mayor tecnicidad: Es evidente que los medidores de potencia son mucho más técnicos y científicos que las pulsaciones. Las pulsaciones se pueden ver afectadas por muchos factores (cansancio, estrés, falta de sueño etc.) mientras que los vatios tienen una alteración mucho menor. Con los potenciómetros el ciclismo se ha tecnificado mucho más y el análisis científico de los valores generados es realmente muy útil.

ES - 300x250

Inconvenientes entrenamiento por vatios (potenciómetro)

– Elevado coste:  Entrenar con un medidor de potencia sigue sin estar al alcance de todo el mundo. El elevado precio de los potenciómetros dificulta su expansión y ciertamente para los recién iniciados sigue pareciendo complicado poder destinar prácticamente 1000 euros a un medidor de potencia. Lo que está claro es que cada vez son más las marcas en el sector y sus precios siguen ajustándose más. En este artículo explicamos más a fondo los tipos de potenciómetro para bicicleta, su precio y nuestra valoración .

-Falta de compatibilidad: Otro aspecto negativo en contra de los potenciómetros es la falta de compatibilidad de muchos de estos. La mayor parte de medidores de potencia son exclusivos para un modelo o marca concreta, bien sea de biela, de rueda, de pedalier o de buje de rueda.

Como es lógico este es un hándicap importante a mejorar y que hecha para atrás a bastantes compradores, puesto que en caso de accidente o de sufrir cualquier desperfecto la compatibilidad con otra bicicleta es realmente pequeña.

Muchos de los modelos son exclusivos de una marca en concreto

Mayor tecnicidad: La tecnicidad debe ser analizada en un doble sentido. Si anteriormente la mencionábamos como un aspecto positivo también en ocasiones puede ser un problema. Especialmente para aquellos ciclistas más clásicos que son un poco reacios a las nuevas tecnologías. A los ciclistas que les apasiona salir a la carretera como una forma de aventura son bastante críticos con la utilización de estos dispositivos debido a la medición precisa de la fuerza que, entre otras cosas, contribuye a no sobrepasar ciertos límites, en detrimento de la improvisación y las propias sensaciones.

Compartir

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.