El futuro de las carreras 

El futuro de las carreras 

6829
2
Compartir

Sin alarmismos y con afán analítico lanzo esta pregunta a lo sermón de Domingo: ¿Qué está pasando con las carreras populares? No pregunto con el ceño fruncido por la indignación y las palmas de las manos hacia arriba al más puro estilo nazareno, sino más bien rascándome la barbilla y mirando al infinito.

EVOLUCIÓN Y SITUACIÓN ACTUAL DE LAS CARRERAS POPULARES

Cuando llegaron las vacas gordas de las carreras populares, éstas brotaban como champiñones en cada pueblo y cada fin de semana. Todo era idílico, siempre había público, participación, buenos premios (a menudo dinero a los primeros) e incluso la inscripción tenía un precio moderado. Pero eso ha cambiado:

1-Presupuestos.

En primer lugar, los mecenas (sponsors) y patrocinadores recortaron sus presupuestos a causa de la crisis, a la par que se multiplicaba el número de eventos, con lo que arañar euros para encauzar el torrente de recursos que requiere una carrera bien organizada se complica.

2-Calidad.

Nadie se acuerda de cómo han cambiado las carreras. Antes llegabas a una mesa que habían sacado del colegio y apuntabas tu nombre con un bic por detrás de un mini-dorsal de cartón, normalmente de coca-cola.

Las liebres eran atletas audaces que lanzaban las competiciones internacionales en pista, y nada sabíamos de los `pacers´ que ahora van marcando ritmos con globos o banderolas a ritmos populares. La distancia era una mera pincelada informativa para que a groso modo echases cuentas de lo que ibas a estar corriendo. La bolsa del corredor, los avituallamientos, webs, obsequios, cronometraje, servicios pre, durante y post carrera… todo ha evolucionado a mejor, salvo para aquellos nostálgicos de las carreras de pueblo; nunca llueve a gusto de todos.

Lo cierto es que los estándares de calidad han subido mucho y ahora es difícil volver atrás, lo que sumado a la pérdida de recursos incrementa las dificultades organizativas.

3-La participación.

La tendencia está cambiando, cada vez se apunta menos gente y el número de inscritos tiende a la baja en casi todas las carreras. Se salvan contadas excepciones, grandes clásicas, carreras que trascienden a la competición porque lo que se genera es especial, citas ineludibles para todo corredor que se precie, ya sea por su trazado, sus características o por la mera experiencia. Y no tiene que ver con que cada vez corra menos gente, porque sucede lo contrario, hay más runners; se trata de un cambio a nivel competitivo y de la forma que tienen los corredores al entender sus objetivos o de transformar sus entrenamientos.

ANÁLISIS DE LAS CAUSAS

El pasado año se publicaba en el Wall Street Journal un dato muy interesante que nos pone sobre la pista de las causas. Los pertenecientes a la Generación Y o Millennials (los nacidos en la décadas de los 80 y 90) parecen ser la clave. Manejaremos ahora números de EEUU, pero son significativos y extrapolables a la situación en España puesto que esta tendencia también se está manifestando con fuerza, donde la media de edad en la mayoría de carreras populares va en claro aumento. Lo cierto es que los millennials hemos empezado a dejar de participar en carreras a pie, acabando con una escalada de inscritos que ya duraba veinte años.

El año 2013 se sitúa como la cresta de la ola, comenzando desde entonces la bajada hasta un tijeretazo del 9% el pasado año. Imaginemos ahora cualquier empresa o sector afrontando bajadas que en algunos casos alcanzan el 20% de un año a otro, sus acciones en bolsa se venderían al peso en cucuruchos de cartón. Pues esto es lo que está pasando cada semana en muchas carreras de la geografía española, y eso a pesar del importante incremento de mujeres que ya alcanza porcentajes inimaginables hace apenas unos años, y una mayor movilidad de corredores impulsado por el fenómeno del “turismo runner”.

Los análisis de participación por rango de edad indican que son los millennials los que arrastran la caída, concretamente los nacidos entre el 81 y el 97. Son un tercio de los participantes y por tanto sus variaciones influyen mucho en el total. Las carreras temáticas y las no competitivas se salvan un poco de la quema, aunque también han sufrido una sutil bajada en sus listas de inscritos.

Pero, ¿por qué dejamos de competir? algunos expertos indican que el incremento en el precio de las pruebas es la principal causa, y no la falta de interés. Francisco Funes (1953), corredor aficionado, maratoniano y consumidor de carreras “low cost” considera que “para alguien que compite a menudo, el presupuesto para carreras puede llegar a ser una partida bastante abultada en sus gastos mensuales, y eso al final merma la participación de la gente”. En cambio, José Carlos Moreno (1981), maratoniano y consumidor de carreras “premium” considera el precio “adecuado. Existe una amplia oferta de carreras con un abanico de precios amplios, con lo que tienes opciones para correr carreras adaptadas a la mayoría de presupuestos”.

Los organizadores también apuntan a la saturación del calendario. José Luis Blanco (1975), exatleta profesional especialista en 3000 obstáculos y organizador de carreras que aglutinan 45.000 corredores/año, afirma que “hay muchas carreras. Antes correr en Barcelona capital era muy exclusivo y ahora lo puedes hacer cada fin de semana. Esto es un claro ejemplo de lo que está pasando, que te puedes encontrar tres carreras en un radio de diez kilómetros. Parece un poco como el negocio inmobiliario en su época; creció de tal forma y tan descaradamente que al final solo sobrevivieron los más fuertes”.


“Si alguien hizo el año pasado 47’30” en 10k y este año no ha podido entrenar, prefiere no perder contra él mismo. Eso hace que muchos corredores busquen otro tipo de carreras con otros formatos, que conlleven menos estrés” sostiene José Luis Blanco.

Sobre la falta de entrada de nuevos corredores, añade “Alguien que quiera organizar una carrera de 5km sabe que difícilmente será viable porque los precios no se pueden poner muy elevados y al final no cubres los costes. Esto hace que prácticamente no haya grandes carreras de 5km en el calendario; no salen nuevos corredores, no hay chavales jóvenes. Todo junto hace que los corredores de hace diez años vayan desapareciendo por edad o por lesión, y que por tanto las carreras vayan bajando”.

Un dato interesante relacionado con el tema que define a esta Generación Y, es que no va dándose golpes de pecho por el running, sino que su principal objetivo es estar en forma y la búsqueda de experiencias. Por tanto, individuos susceptibles de ser seducidos por deportes y/o conceptos diferentes, originales y más divertidos o lúdicos donde prime el entretenimiento.

CONCLUSIONES

La edad de los participantes envejece, y el aporte de nuevos atletas es inferior a las bajas. O la competitividad no está tan de moda como lo estuvo hasta ahora o, más probablemente, el reto ya no es suficiente porque ya no es tal.

Hasta ahora un maratoniano era una especie de super-hombre, pero ahora el “carnet” de finisher es tan común como el carnet de conducir. También se concluye que los precios y la densidad de eventos idénticos han podido ser la causa de que (al menos en la generación de los millennials) muchos participantes hayan elegido otro camino distinto a las carreras populares para estar en forma o pasárselo bien.

Las pruebas reinas del calendario puede que tengan su futuro asegurado, pero la clave del éxito para las nuevas carreras será la innovación, originalidad y calidad de sus servicios a un precio competitivo.

Compartir

2 Comentarios

  1. No sé si ha bajado la participación en las carreras populares, de lo que si estoy seguro es que ha aumentado y mucho el número de estas, y contestando a Z, el triatlón no creo que haya influido en la merma (si es que la ha habido) de participación en carreras populares, porque el número de participantes es inferior y el número de pruebas también, además siguen siendo corredores y a muchos de ellos se les ve participando en carreras populares

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.