Cualquier edad es buena para hacer deporte pero, ¿cuál es el más...

Cualquier edad es buena para hacer deporte pero, ¿cuál es el más adecuado?

1006
1
Compartir

El deporte es recomendable a cualquier edad y, aunque le sienta bien a nuestro organismo, no debe ser ajeno a él. El cuerpo cambia a medida que vamos creciendo, y hay que darle la dosis de ejercicio físico en el formato correcto. Cada etapa de la vida lleva asociadas sus propias necesidades.

Deporte a través del juego en niños

Los niños están en pleno desarrollo físico y mental. Necesitan ejercitar su motricidad, coordinación o equilibrio, y el ejercicio más completo que pueden realizar para ello es a través del juego. Por eso, y aunque hoy día encuentren en las nuevas tecnologías un aliado perfecto para el entretenimiento, hay que procurar que compartan tiempo al aire libre y se muevan.

Los padres son los principales responsables del niño o niña, y deben inculcar hábitos saludables. Un paseo en bicicleta por el campo, caminar por la ciudad, llevarles al parque para que se relacionen y jueguen con otros niños deben ser actos cotidianos.

En la escuela, en quien más recae este papel es en el profesor de Educación Física. Desde que son preescolares deben aprender rutinas para ejercitar el equilibrio, la coordinación, las piernas, los brazos, las manos, los pies y los dedos. Junto a los padres, han de enseñarles juegos tradicionales come la persecución (pilla-pilla o tula), el juego del pañuelo, el escondite, la galla ciega, la rayuela, la comba, las carreras de sacos o incluso piedra, tijera o papel.

Y todo asumiendo y superando dificultades como se cansen con rapidez, que se muestren lentos o inseguros, que no puedan mover simultáneamente brazos y piernas o que se caigan. La clave está en reconocer sus progresos, animarles y no presionarles demasiado.

Ejercicio en la adolescencia, época de cambios

La adolescencia es también una época de desarrollo y los cambios son más evidentes que en la niñez, ya que se está en la transición de niños a adultos. El deporte es también esencial en esta edad por dos motivos: el desarrollo adecuado del físico y de la personalidad.

El ejercicio debe ser lo suficientemente suave como para no dañar músculos y huesos cuando aún se están desarrollando, pero que les ayude a conocer su cuerpo y ganar en autoestima, en una época en la que esta puede sufrir importantes trastornos.

Los adolescentes pueden mostrarse apáticos para con el deporte, y volverse sedentarios cuando, hasta hace poco, no paraban de jugar, siendo aún niños. De nuevo, a padres y tutores les toca implicarse para que no caigan en hábitos sedentarios que luego les costará mucho vencer.

Probar y variar diferentes actividades, fomentar el deporte de grupo para que puedan practicar con sus amigos, insistir en la participación y la cooperación deportiva más que en la competición y dar ejemplo son las claves fundamentales.

Combatir la grasa y prevenir en la juventud

La juventud es esa época en la que los músculos se encuentran a pleno rendimiento, cuando ya se han desarrollado. El deporte sirve en esta etapa para prevenir enfermedades en el futuro, por lo que conviene entrenar de forma más específica la resistencia y la fuerza.

Cada cual debe encontrar la motivación y escoger el deporte que más le llame la atención. Hay quien aúna deporte con tecnología y sale en bici con cámaras deportivas GoPro, como la GoPro Hero 6. Hay quien necesita salir siempre rodeado de gente y quien prefiere sesiones en solitario, como correr, para poder ir a su aire.

Sea como sea, es necesario recordar que en esta etapa de la vida el cuerpo comienza a acumular grasa, por lo que conviene tomarse en serio eso de hacer deporte si no se quiere terminar con sobrepeso u obesidad, con todos los riesgos para la salud que ello lleva asociado.

Mantener el tono muscular en la madurez

En la edad adulta, el deporte es una fuente de estimulación. Se suele decir que la edad no perdona, y todo ese ejercicio que se ha ido posponiendo de joven, acabará notándose en esta etapa. El cuerpo ya no soporta más excusas, entre otras cosas, porque la actividad hormonal ya no es la misma. Costará mucho más mantener el tono muscular y un metabolismo activo, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de otra índole.

Si se ha hecho siempre deporte, es más que probable que se continúe con el hábito y se siga disfrutando con las mismas disciplinas. Si no, salir a caminar, la natación, el yoga o incluso el baile son ejercicios que suelen funcionar muy bien a partir de los 50 años.

Sin perder la movilidad en la vejez

Comienzan los llamados achaques. Músculos y huesos no están ya al mismo nivel, pero es importante no perder la movilidad, aunque sea con ejercicios más tranquilos.

Es hora de pensar en la salud y asumir que el cuerpo no responde como antes, por lo que hay que hacerse con lo necesario para evitar accidentes. MIT Servicios de Asistencia a domicilio se dedica al cuidado de mayores en Madrid, y lo cierto es que la asistencia a domicilio es muy recomendable para prevenir y por los consejos que dan los profesionales a cargo.

Cuando ya se tiene poca movilidad, son recomendables los ejercicios de fisioterapia, con tablas para ejercitarse aunque sea sentados o tumbados en la cama.

Compartir

1 Comentario

  1. Me gustaría añadir un deporte que parece que está “perseguido” y es la caza, ¿Qué puede haber más sano que pasarse todo un día en contacto con la naturaleza?

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.