5 cosas que te harán rejuvenecer

5 cosas que te harán rejuvenecer

8614
0
Compartir

Eterna juventud, inmortalidad, rejuvenecimiento… ¿Quién quiere vivir para siempre? La fantasía de poder reírse del tiempo convive con el ser humano desde que este fue consciente de su muerte, y el vertiginoso avance de nuestra especie hace que pensar en la vida eterna pase de concepto bíblico a posible realidad futura.

A día de hoy hay varias formas para perseguir esto del no morirse nunca. Podemos rastrear a los descendientes de Vlad Drakulea (el Conde Drácula) para que nos de un bocadito en la yugular; o hincharnos a comer medusas Turritopsis dohrnii (el único ser vivo potencialmente inmortal) para ver si se nos pega alguna de sus habilidades de transdiferenciación; o quizá llenar la bañera de super-cremas rejuvenecedoras y aguantar ahí un par de horas a remojo cada día.

Dado que en casa no tengo bañera en mi caso la muerte es ineludible. Con lo cual lo mejor será abrazar los consejos que a continuación os brindo para mantener y alargar la vitalidad lo máximo posible, dejando este mundo felizmente tarde.

LOS CINCO PILARES PARA VIVIR JOVEN

1-Correr te alargará la vida

Aquí en concreto nos gusta hablar de correr, y correr te alargará la vida, así de claro. Previene enfermedades cardiovasculares y respiratorias, aumenta la sensibilidad a la insulina previniendo la diabetes, ayuda a combatir el sobrepeso, regula la presión arterial, o aumenta significativamente la eficiencia energética en tu cuerpo entre otras cosas.

Pero hablemos de pruebas concretas, como un estudio del Hospital Universitario de Bispebjerg en Copenague, que concluye que correr entre una hora y dos horas y media semanales alarga la vida seis años; sin embargo apunta que el ejercicio de alta intensidad no tiene unos efectos tan beneficiosos. Aunque como la ciencia en ocasiones no es exacta, en otro estudio realizado en Noruega asegura que los individuos que entrenaban de forma moderada o intensa, vivieron cinco años más de media que los sedentarios. Otro ejemplo es este otro estudio del que se extrae que el ejercicio combate eficientemente los efectos del envejecimiento, disminuyendo el riesgo de muerte hasta en ocho años y, lo más importante, retrasando la dependencia (podremos limpiarnos nuestro propio culo durante más tiempo) la friolera de diez años.

Sin embargo no todo es correr, y la movilidad es un factor muy importante sobre todo si hablamos de dependencia. Por ello es necesario complementar el trabajo cardiovascular con técnicas que mejoren nuestra agilidad, como por ejemplo el pilates.

2- Alimentación

Lo que comes y en qué cantidad influye totalmente en cómo envejeces. Entonces, ¿qué comer?

  • Grasas monoinsaturadas. En la Universidad de Stanford descubrieron que estas grasas (aceite de oliva por ejemplo) alargaban la vida de los gusanos que fueron objeto del estudio hasta un 20%, y lanzan la hipótesis de que el resultado podría ser extrapolable a otras especies incluidos mamíferos.
  • Antioxidantes. Fundamentales para eliminar los radicales libres, esos “bichitos” inquietos que deterioran nuestras células. Sin embargo muchos no saben que todo tiene su razón de ser, y estos supuestos enemigos son de gran ayuda en la lucha contra determinados virus y gérmenes que pululan por nuestro organismo. Y te preguntarás, “¿entonces me hincho a antioxidantes o no?”. La respuesta es -sé comedido-, porque un exceso de estos amigos puede perturbar el equilibrio de nuestro sistema inmunológico, y por el contrario una falencia de los mismos será causa de un deterioro excesivo de nuestras células. Antioxidantes, fundamentales sí, para eliminar el exceso de radicales libres: asegúrate de que no falten en tu dieta, pero no te excedas. El tomate y las uvas son buenas fuentes, por lo tanto bloodymary y tintorro.
  • Vitaminas y minerales. Parece obvio, pero comiendo pan de molde y jamón york no conseguirás ninguna de ellas. Las vitaminas redundan sobre el punto anterior porque muchas de ellas tienen una función antioxidante, pero sus bondades van mucho más allá. Mejoran la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, fortalecen el sistema inmunológico, etc, etc, etc. Sería interminable la lista de atribuciones para las vitaminas y los minerales, así que acabaremos antes diciendo que son sencillamente fundamentales. Los encontrarás en frutas y verduras, en frutos secos, productos integrales, etc. Busca los colores de la naturaleza y evita siempre los procesados: son puro veneno.
  • Antiinflamatorios. Hablamos de los naturales, no se te ocurra hacerte ahora un bocata de voltarén. Una de las mayores causas de enfermedad y deterioro orgánico es la inflamación, por lo que incluir en tu dieta algunos alimentos con efecto antiinflamatorio será una iniciativa muy acertada. El ajo es enemigo de tu boca pero amigo de tus rodillas por así decirlo; contiene alicina y cloruro dialilo, sustancias que te harán mucho bien. Algunas especias como la cúrcuma inhibe la proteína causante del proceso de inflamación. El jengibre será otro de tus grandes aliados en esta cruzada. Si esto lo combinas con la crioterapia la victoria estará asegurada.

Y ahora hablemos del “cuanto comer”. Quiero analizar en este punto la denominada restricción calórica. Esta teoría asegura que una dieta hipocalórica alarga la vida. En otras palabras, come poco y vivirás más. Si lo racionalizamos llegaremos a la conclusión de que hay que ingerir la cantidad de calorías adecuada a nuestro ritmo de vida. Un experimento al respecto se realizó con primates, y se observó que los agraciados con buffet libre vivían menos que aquellos individuos a los que se les racionaba la comida. Aparentemente un exceso en la ingesta de calorías provocaría un acortamiento de los telómeros en el ADN de las células, por lo que tenderían a envejecer con más rapidez.

3-Si vives en PAZ vives más.

Un punto escueto, si vives en paz vives más. Innumerables estudios constatan que el estrés es uno de los peores enemigos de la longevidad. Hace caer en picado nuestro sistema inmunitario, siendo el estado de las células inmunitarias un índice fiable de nuestra salud y nuestra longevidad, así como de nuestra edad biológica.

El cortisol es la principal hormona del estrés, y al igual que el exceso de calorías que comentábamos antes, ataca a los telómeros (partes de los cromosomas encargadas de la renovación celular), lo que te arrugará como una pasa antes de tiempo. Algunas investigaciones se atreven con cifras concretas y apuntan a una privación de diez años de vida para aquellos que sufren ansiedad de forma continuada.

La tranquilidad se consigue liberando adrenalina y generando endorfinas. Volvemos al deporte, al yoga, al sexo, y un amplio abanico de posibilidades.

4- La contaminación mata

Hemos de analizar el entorno y los lugares donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo así como aquellos por los que entrenamos. La contaminación es un factor a tener en cuenta ya que el tráfico rodado, los vapores industriales y las otras partículas en suspensión en el aire de las ciudades, pueden ser perjudiciales para nuestra salud y por tanto para nuestra esperanza de vida. Estos efectos nocivos se multiplicarán con el esfuerzo físico.

Sumaremos aquí algún hábito, como el tabaquismo. Dejar de fumar puede surtir tanto efecto en términos de esperanza de vida como hacer deporte; es para tenerlo en cuenta, entrenar toda tu vida de forma moderada cuenta igual que dejar de fumar un día (siempre y cuando sea para siempre). Aquí 5 consejos efectivos para dejar de fumar. 

Nuestro lugar de trabajo debe ser tenido en cuenta. Si te dedicas a cortar mármol o a cavar en una mina no es lo mismo que si trabajas en una oficina o eres paseador de perros. Muchas veces he visto trabajadores menospreciar las indicaciones de protección obligatoria para manipular ciertos productos o trabajar con ciertas herramientas, bien por vergüenza o posible pérdida de hombría. Amigos, ande yo caliente y ríase la gente.

5-Sociabilidad y actitud

El aislamiento social aumenta el riesgo de muerte en un altísimo porcentaje, pudiendo llegar a ser tan nefasto como el tabaquismo o el sobrepeso. De una investigación del Colegio Universitario de Londres se extrae una interesante cifra: el alto grado de aislamiento social puede aumentar tu mortalidad en un 26%. ¿Y qué mejor manera de sociabilizar que entrenando en grupo con otros compañeros? Prueba nuestro grupo de entrenamiento ;).

Al final si te quieres morir te mueres. Yo creo en la capacidad de sugestión del ser humano, esa que puede convertir un placebo en la mejor medicina. Sin una actitud positiva frente a la vida y a los problemas (esos que todos tenemos en mayor o menor medida) nos abandonará el bienestar, y con él se marchará nuestra vida por muchos ajos que comamos. Al final uno siempre puede decidir hacia dónde da el paso estando en una situación más o menos nefasta, hacia delante o hacia atrás. Tú decides.

Compartir

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.