Menú

Stan 'The Man' Wawrinka, el quinto en discordia

Stan Wawrinka abraza con fuerza el trofeo de campeón del US Open
Stan Wawrinka abraza con fuerza el trofeo de campeón del US Open | AFP

Stan 'The Man' Wawrinka. Hoy, más que nunca. Porque se ha convertido en el quinto hombre en discordia del circuito.

Neus Yerro

US Open

Algo que parecía imposible hasta hace dos años, en plena era del 'Big Four', con Roger Federer, Rafa Nadal Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray repartiéndose el pastel en los Grand Slams y los Masters 1000 (así como las Finales ATP), los torneos más importantes del calendario.

Las cualidades del tenista de Lausana siempre estuvieron ahí no en vano fue campeón júnior en Roland Garros en 2003. A la sombra del genio, Federer, fue buscando su lugar en el firmamento tenístico.

Buena parte de 'culpa' en su transformación la tiene el sueco Magnus Norman, con quien empezó a trabajar en mayo de 2013.

Para empezar le hizo más fuerte físicamente. Stan tenía tendencia a lesionarse y con Norman aprendió la disciplina del trabajo en el gimnasio. Una vez modelado, el trabajo se trasladó al aspecto mental.

Había que conseguir que Wawrinka no se fuera de los partidos, que no se le encongiera el brazo cuando tenía la oportunidad, que no se arrugara cuando se enfrentaba a los mejores. Tenía que aprender a disfrutar, si es que se puede, sufriendo.

el cambio se operó en la final del Open de Australia de 2014. Stan llegó a ese partido habiendo dado cuenta de Djokovic en cuartos y Tomas Berdych en semifinales. Y le tocaba medirse al número uno, Rafa Nadal, en la final. La ganó.

Su primera victoria sobre el número uno. A lo grande. Rompiendo la racha de 16 Grand Slams consecutivos (es decir, cuatro temporadas) que habían ido a parar a manos del 'Big Four'.

El primer paso estaba dado. Ese dado contribuiría a que Suiza ganara su primera, y hasta ahora, única Copa Davis. Pero lo mejor estaba por llegar...

en 2015 Wawrinka confirmó todos los buenos presagios. Junto a Djokovic fueron los únicos que alcanzaron, como mínimo, los cuartos de final en todos los Grand Slams. Aunque París fue especial.

Con 30 años se hacía con el título de Roland Garros (primer campeoón treintañero desde 1990) dejando en el camino a los dos primeros del ranking mundial: Federer en cuartos y Novak en la final.

Desde la temporada anterior final que alcanzaba... título que ganaba, una máxima que se ha mantenido hasta este 2016 (11 disputadas, 11 victorias).

El US Open ha significado el tercer 'grande' de su carrera. Los mismos que atesora el británico Andy Murray. Y su victoria hace que la 'maldición' del campeón en Nueva York se cumpla un año más. Desde que Roger Federer ganó su quinta corona consecutiva en 2008, nadie ha podido reeditar el título.

Wawrinka vivió una noche mágica. Tras el torneo "más extenuante de mi carrera. El más doloroso, física y mentalmente, que he disputado jamás". Y es que Stan pudo haberse ido a casa mucho antes.

Tuvo que salvar un punto de partido en la tercera ronda ante el británico Daniel Evans, ese momento de crisis que todo campeón suele tener que afrontar. Y tuvo que luchar durante cuatro sets para dejar en el camino a Illya Marchenko, Juan Martín Del Potro y Kei Nishikori.

Pero era su noche. La noche en la que mantenía impolutos sus registros en las finales de Grand Slam (3-0). Unas finales en las que, por tres veces, ha tenido que doblegar al vigente número uno del mundo (Nadal en Australia y Djokovic en París y Nueva York).

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil