Menú

Simeone también deja en evidencia a Zidane

Un gol de Griezmann decidió el derbi
Un gol de Griezmann decidió el derbi | sport

El Real Madrid volvió a sumar una nueva decepción en un derbi madrileño. El Atlético se llevó la victoria gracias a un solitario gol de Griezmann en el segundo tiempo y confirmó que el conjunto madridista ha tirado la Liga hace ya mucho tiempo, pese a que su técnico, el francés Zinedine Zidane, se empeñe en negarlo una y otra vez. El plan diseñado por Diego Simeone puso en evidencia el que había preparado Zidane, y de no haber sido por Keylor Navas el varapalo hubiera sido mucho mayor.

FICHA TÉCNICA

LIGA BBVA 2015-2016

REAL MADRID

0-1

ATLÉTICO

REAL MADRID

Keylor Navas, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Danilo, Modric, Kroos, Isco (Jesé, 69'), James Rodríguez (Lucas Vázquez, 56'), Benzema (Borja Mayoral, 46') y Cristiano Ronaldo.

ATLÉTICO DE MADRID

Oblak, Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis, Saúl, Gabi, Augusto (Kranevitter76'), Koke. Griezmann y Torres (Correa, 80').

GOLES

0-1, Griezmann (54').

ÁRBITRO

Clos Gómez (colegio aragonés). Amonestó a Godín (30'), Filipe Luis (36'), Lucas Vázquez (61'), Giménez (71'), Correa (90'), Carvajal (90') y Sergio Ramos (91')

INCIDENCIAS

Partido disputado en el Santiago Bernabéu en presencia de 80.000 espectadores.

El Madrid apenas inquietó a su rival en los primeros 45 minutos. La producción ofensiva del equipo que dirige Zidane fue casi ridícula y se limitó a una falta peinada por Varane que salió por encima del larguero (minuto 16) y a sendas oportunidades consecutivas, un chut de falta de Cristiano que rechazó Oblak y uno posterior remate de Benzema que se perdió por la línea de fondo (ambas en el 31').

El Atlético vivió un primer tiempo muy cómodo. Le bastó con su solidaridad defensiva habitual para maniatar a las estrellas madridistas, que quedaron totalmente desconectadas del resto del bloque madridista. El equipo rojiblanco volvió a ofrecer un recital de cómo reducir a la mínima expresión las ocasiones del rival.

No hubo color. El plan de Simeone funcionó mucho mejor que el de Zidane. A los blancos, además, les volvió a salvar en la recta final del primer tiempo el costarricense Keylor Navas. El Atlético supo madurar el encuentro y en el momento adecuado supo presentarse en el área local con opciones de marcar. Sólo se lo impidió el buen hacer del portero madridista.

El primer aviso lo había dado Fernando Torres en el 25', pero su remate lo desvió Sergio Ramos. Poco antes del descanso, los rojiblancos dispusieron de dos grandes oportunidades para adelantarse en el marcador, pero en ambos casos se encontraron con Keylor Navas. En el 40', el meta sacó con la mano un disparo colocado de Griezmann desde fuera del área. Y un minuto después volvió a interponerse entre la portería y Koke con otra mano providencial.

No hubo prácticamente señales de las estrellas madridistas. Cristiano nunca encontró la fórmula para superar el entramado defensivo del Atlético, y lo mismo ocurrió con Benzema o James Rodríguez, muy por debajo los tres de su nivel habitual.

El partido pudo decantarse del lado madridista nada más arrancar el segundo tiempo, pero una vez más quedó de manifiesto que Cristiano ha perdido su ángel en los últimos meses. Tuvo el 1-0 en sus botas en el 47', pero su disparo, culminando un contragolpe, se marchó demasiado cruzado para desesperación de la parroquia local.

No perdonó, en cambio, Griezmann siete minutos después, cuando resolvió frente a Keylor tras una pared con Filipe Luis. El 0-1 dejó helado el Bernabéu, que poco después vio como Saúl disponía de una nueva oportunidad para aumentar la ventaja colchonera. De no ser por Keylor Navas, el castigo hubiera sido mucho mayor.

Los madridistas apretaron, aunque durante muchos minutos su único recurso fue colgar balones al corazón del área. Con más corazón que cabeza lograron acercarse en un par de ocasiones a Oblak, que no se dejó sorprender por el cabezazo de Cristiano ni por el chut de Borja Mayoral. Pero el Madrid no encontró ninguna vía de agua en la bien plantada defensa rojiblanca. A falta de ideas y de un plan coherente, el empuje madridista apenas inquietó a Oblak. En el 87' Danilo tuvo el 1-1 en sus botas, pero su disparo volvió a salir demasiado cruzado.

Florentino Pérez, presidente madridista, volvió a escuchar gritos de "¡Florentino dimisión!". Han pasado diez años de su anterior dimisión, pero ahora parece muy difícil que el máximo dirigente blanco esté dispuesto a cumplir el deseo de un amplio sector de la afición madridista.