Menú

El Real Madrid falla en Mestalla

Paco Alcácer, en el momento de marcar el 2-2 definitivo
Paco Alcácer, en el momento de marcar el 2-2 definitivo | sport

El Real Madrid volvió a perder una nueva oportunidad de recortar su desventaja frente al Atlético y el FC Barcelona al no ser capaz de obtener más que un empate en Mestalla ante un Valencia que tampoco está para tirar cohetes al desaprovechar quer su rival jugó los últimos veinte minutos en inferioridad numérica por la expulsión de Kovacic. El futuro de Rafa Benítez pende más que nunca del estado de ánimo de Florentino Pérez, que busca la mejor coartada para promover un relevo en el banquillo.

Fernando Baquero

Benítez, consciente de que se está jugando el puesto, apostó inicialmente por el croata Kovacic y dejó en el banquillo a los díscolos Isco James Rodríguez, en una decisión que sólo se puede interpretar como un castigo al colombiano y como continuidad del ostracismo del malagueño. La idea del técnico era tener un mayor control y tratar de emparejar las fuerzas en el centro del campo, donde el Valencia situó a cinco futbolistas. La responsabilidad del ataque correspondía únicamente a Paco Alcácer mientras que el Real Madrid fiaba su suerte a los de siempre, a CristianoBenzema Bale. Precisamente, la primera combinación de la BBC en esta Liga propició el primer tanto madridista. El intencionado repliegue de líneas con la que Gary Neville quiso frenar al equipo de Benítez resultó un absoluto fiasco. Kroos Modric jugaban a placer porque el poblado centro del campo local esperaba demasiado agazapado. Al cuadro blanco, que apenas estaba siendo exigido en defensa, le bastaba con superar la primera línea de presión  para plantarse en el área. Pero, como ya le ha pasado en varias ocasiones, no tuvo la valentía para ir a buscar un segundo gol y permitió crecer al conjunto blanquinegro, que pasó de dominado a dominador como por arte de birlibirloque. 

EL MADRID SE VA DEL PARTIDO

La recta final del primer tiempo fue un monólogo valencianista ante un Real Madrid que se desvaneció y las llegadas sobre el portal de Keylor Navas fueron sucediéndose, cada vez con más peligro. Avisó Cancelo (30') con un cabezazo que salió rozando el poste, siguió Andre Gomes (37') con una acción individual que no acabó en gol de milagro y con Abdennour (42') también muy cerca del gol. El gol local parecía cuestión de tiempo y llegó casi en el descuento, cuando Parejo acertó desde el punto de penalty tras un grosero e indiscutible derribo de Pepe André GomesEl Real Madrid volvía a pagar su indolencia y se dejaba empatar un partido que había tenido perfectamente controlado en la primera media hora.

Valencia y Real Madrid dieron la sensación de firmar un armisticio en el inicio del segundo tiempo. Seguramente, el miedo a perder el escaso botín que le quedaba llevó al equipo de Benítez a manosear el balón dejando pasar los minutos, tal vez esperando que uno de los numerosos errores defensivos del Valencia le entregara en bandeja  la victoria.

EL PARTIDO ENLOQUECE

Un intercambio de ocasiones entre André Gomes, abortada por Navas Cristiano, con el punto de mira desviado, imprimieron un inesperado acelerón a veinte minutos finales de auténtica locura, que comenzó con la justa expulsión de Kovacic (68'), quien abortó un contraataque local con una durísima entrada por detrás sobre Cancelo.

Pese a quedarse en inferioridad numérica, el Real Madrid consiguió adelantarse de nuevo en el marcador gracias a una acción a balón parado. Bale (82') cabeceó impecablemente un saque de falta de Kroos pero el equipo blanco fue incapaz de mantener la ventaja un solo minuto porque un despiste defensivo dejó solo a Paco Alcácer que igualó a placer.  

El histérico final de partido se prolongó hasta el descuento cuando Negredo falló de forma imperdonable solo ante Navas y en la acción siguiente Bale mandó a las nubes el balón en un desesparado remate que pudo dar la victoria al Real Madrid y, quizá, otra vida a Rafa Benítez.