Menú
Leo Messi desató la euforia en toda Argentina

Messi y el Balón de Oro

OPINIÓN

Joan Mª Batlle

Si nada ni nadie lo remedia, que no lo remediará, Messi y Cristiano Ronaldo tendrán el próximo mes de enero cinco Balones de Oro cada uno. Una anomalía histórica difícil de explicar a todos los que hemos visto jugar a uno y a otro, y absolutamente injusta para la historia futura, que podría certificar, a través de este palmarés, que un día, una década, hubo dos mejores futbolistas del mundo de igual a igual. No, no sería justo, porque en absoluto puede dicho debate concluir en empate. Afortunadamente, hay, y ahí quedarán para los siglos de los siglos, imágenes que demostrarán la diferencia, pero que circule un ranking tan áureo y ampuloso, aunque cada vez menos prestigioso, que en teoría aporta el conocimiento, la interpretación y el juicio de los expertos de la época con tal empate es realmente preocupante. Sí, ya sé que esto puede cambiar, que Messi es dos años más joven y tiene más tiempo por delante para acumular más Balones de estos, pero también puede cambiar para peor, también puede que Cristiano siga metiendo goles de estos que hace a base de empujar balones que le ponen sus compañeros y que algunos de esos goles sirvan para ganar títulos y entonces los Balones de Oro sean para él, a pesar de que Messi sea el que realmente enamora a los aficionados y eleva a la categoría de arte este deporte con goles y juego de otra galaxia, de pura técnica y talento futbolístico. Y aun en el mejor de los casos, que Leo acabara con más premios, pongamos siete por cinco de Cristiano Ronaldo, la diferencia no sería suficiente para reflejar lo que son y habrán sido uno y otro. El mejor jugador de la historia del fútbol y uno de los segundos mejores. O si lo quieren de otra forma, el único futbolista divino y el mejor, en esta década, de los humanos. 

LA HISTORIA. Decía que si nada ni nadie lo remedia, el Balón de Oro de este año será para Cristiano Ronaldo. Y, sin embargo, si comparamos los logros individuales de Messi y CR7, no parece que vaya a ser lo más justo. La pasada temporada, no el año natural que aún no ha terminado, el crack del Barça marcó 54 goles en 52 partidos, mientras el del Madrid se quedó en 42 tantos en 46 encuentros. Es decir, más goles y más partidos. Otra cosa son los campeonatos, que es mérito de todo el equipo, en este caso el Real Madrid, que sí, efectivamente, fue mejor que el FC Barcelona y el mejor de Europa. Pero el Balón de Oro es un reconocimiento individual y ahí creo, sinceramente, que no se puede comparar, este año tampoco. Sin ir más lejos, este inicio de temporada, Leo gana por goleada. Por goles, por espectáculo, por imagen, ahí le duele al portugués la expulsión de la Supercopa, y todo ello rematado por este hat-trick con Argentina que acaba de regalarnos para que el mundo entienda que también es capaz de ganar él solo, sin los cracks del Barça, un reto histórico como la amenaza del drama que para su país, y añado que para el fútbol mundial, representaba la posibilidad de quedar fuera del Campeonato del Mundo. Creo que, por lo menos, debería haber debate ante el próximo Balón de Oro. Soy pesimista, no lo habrá, ya está adjudicado. Ganarán los títulos colectivos sobre el talento individual, que es de lo hablamos. Y en este punto es el momento de constatar que a lo largo de su carrera Messi y Cristiano Ronaldo han ganado las mismas Champions, cuatro, sí, pero el azulgrana tiene ocho Ligas y cinco Copas por cinco (tres Premiers) y tres el madridista, en cuanto a los títulos mayores y un total de 32, incluyendo dos con Argentina, por 26 de su rival, con uno solo con Portugal. Por ahí tampoco se justificaría el empate en Balones de Oro, así que la historia de Messi y el Balón de Oro está siendo la historia de una injusticia. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil