Menú

Lamar Odom, una vida repleta de escándalos, sexo, alcohol y droga

Lamar Odom y Khloé Kardashian
Lamar Odom y Khloé Kardashian | sport

Lamentablemente no es la primera vez que Lamar Odom es noticia por algo que nada tiene que ver con el baloncesto. El exjugador de Los Angeles Lakers, que este miércoles fue ingresado inconsciente en un hospital de Las Vegas, lucha por sobrevivir en medio de todo tipo de rumores. Si bien es cierto, sus antecedentes son los que han desatado las diferentes versiones acerca de su estado de salud y las supuestas causas por las que ha entrado en coma.

SPORT.es

Ya en sus inicios fue suspendido por la NBA durante ocho meses por violar la política antidrogas de la liga estadounidense de baloncesto. El jugador, adicto a las fiestas, pudo reinsertarse en los Miami Heat, que le otorgaron una nueva oportunidad con un contrato de 65 millones de dólares, hasta que en 2004 fue traspasado a Los Angeles Lakers. Fue entonces cuando le llegó el éxito - ganó dos anillos- y el declive personal, incentivado por la tragedia que marcó su vida en 2006. Odom perdió a su hijo Jayden de sólo seis meses debido al síndrome de la muerte súbita.

El mismo baloncesto le ayudó a seguir adelante, pero en 2009, después de casarse con la mediática Khloé Kardashian, se convirtió junto a ella en protagonista de un 'reality show' en el que se expuso públicamente y que le pasó facturaComo él acabaría reconociendo, el programa solo despertó viejos demonios interiores. 

Al poco tiempo, la hermana de Kim Kardashian aseguró en televisión que Omar le había sido infiel y se inició una persecución hacia el jugador que acabó con el enfrentamiento de éste y los paparazzi en plena calle.

En diciembre de 2011 se hizo oficial su traspaso a Dallas Mavericks, equipo en el que no rindió y fue rebajado a la D-League. Su relación con las drogas se acrecentó y finalmente fue, de nuevo, traspasado a los Clippers.

Lamar, que quedó huérfano de madre a los 12 años y tenía un padre adicto a la cocaína, llegó incluso a desaparecer durante 72 horas en 2013. Los medios de comunicación sensacionalistas publicaron entonces que Odom había sucumbido al crack y que había sido localizado en un hotel intentando recuperarse de su adicción. Fue entonces cuando tocó fondo, decidió separarse, ponerse en manos de un entrenador personal y fichar temporalmente por el Laboral Kutxa, club en el que permaneció tan sólo 25 días. 

El 16 de abril de 2014 fichó por los New York Knicks por el resto de la temporada  y el 11 de julio de 2014 fue despedido. Hasta el día de hoy, en el que la 'recuperación' del ala-pívot parece no haber sido tal.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil