El Barcelona se interesó por el carrilero cuando estaba en Francia

El peligro se llama Nadir Belhadj

Belhadj es un carrilero muy ofensivo

Belhadj es un carrilero muy ofensivo

Enviados Especiales 15.12.2011 04:05

Nadir Belhadj (Saint-Claude, Francia, 18-06-1982) es la gran preocupación de Guardiola para el encuentro de hoy ante el Al-Sadd. El técnico conoce bien al franco-argelino pues en un par de ocasiones el Barcelona tanteó su fichaje para el lateral izquierdo. Sobre todo tras la marcha de Silvinho. Entonces el club se decidió por Maxwell pero Belhadj proclama a los cuatro vientos que rechazó la posibilidad de ir al Barcelona porque sabía que con Abidal no tendría muchos minutos.

Curiosamente el ahora lateral azulgrana se ha cruzado en varias ocasiones en la vida de Belhadj. Ya en su etapa en Francia, donde protagonizó sus mejores actuaciones en las filas del Sedan, fue fichado en el mercado de invierno por el Olympique de Lyon como relevo de Abidal, que sufrió una grave lesión por la que estuvo parado tres meses. En Lyon llegó cedido y no cuajó, así que apenas un año más tarde el Lens se hizo con sus servicios. En Francia se hizo un nombre como un futbolista de tremendas facultades físicas. Su condición de carrilero lo convertían en un futbolista interesante, sobre todo por su capacidad para llegar a la línea de fondo.

Los técnicos destacaban su habilidad para romper líneas y una condición técnica muy notable para ser un lateral. Su rendimiento en el Lens despertó el interés de la Premier, una liga que parecía hecha a su medida por el juego físico y el habitual desorden de los partidos. El Portsmouth logró su cesión por una temporada antes de comprarle por 4¿5 millones de euros. Su arranque fue muy prometedor y pronto llegaron los elogios. “Nadir es una excelente adquisición. Incluso Wenger comentó su habilidad para recorrer toda la banda a una gran velocidad. Tiene una gran pausa y energía”, señaló Tony Adams, entonces asistente del Portsmouth.

Belhadj estuvo dos temporadas en el conjunto inglés y también tuvo tiempo de cosechar críticas de la prensa inglesa. Paul Doyle, del prestigioso `The Guardian¿, incluso bromeó sobre el futbolista cuando se rumoreó de nuevo el interés del Barcelona. “Ha marcado tres goles en 34 encuentros con el Portsmouth y tenemos la noción de que posee velocidad y el sentido posicional de un pingüino en el desierto Kalahari”.

En el Al-Saad se ha convertido en una pieza básica del equipo. Para Guardiola “es quien marca la diferencia porque sube más o menos según le conviene al equipo”. Belhadj afronta el encuentro como una gran oportunidad para jugar frente al mejor equipo del mundo. “Muchos grandes nombres del fútbol sueñan con jugar una semifinal del Mundial de clubs contra el Barcelona, hay que tomarse el partido como una fiesta”.