Menú

Las dudas de Lorenzo

El piloto balear se está encontrando con más problemas de los esperados para ir rápido con la Ducati

"Algo no entendemos", reconoce Jorge después de quedar lejos de los mejores tiempos en Australia

Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo no va del todo lo rápido que se esperaba con la Ducati | EFE

Jorge Lorenzo sigue con su proceso de adaptación a la Ducati, aunque no al ritmo esperado. A falta del tercer y último día de test en Australia que se habrá celebrado esta pasada noche y madrugada de viernes española, el balear finalizaba ayer a 1,350 del mejor tiempo del día y como cuarto mejor piloto Ducati. La situación no es ni mucho menos alarmante pero parece peor por la rápida adaptación de Maverick Viñales a la moto de Lorenzo. ¿Qué le pasa al balear? 

“Es pronto para valorar la situación real de Jorge. Sorprende, o hace daño a los ojos, verlo en posiciones tan retrasados. Lo primero que se debe tener en cuenta es que en los últimos años ha ido cambiando la explosividad exhibida en sus primeros años en MotoGP”, explica Juan Martínez, comentarista de Movistar Plus y extécnico de MotoGP. “En los últimos años hemos visto a Jorge en situaciones de riesgo por lluvia o porque no se sentía cómodo con el neumático y veía muy lastradas las prestaciones porque no podía aprovechar al máximo el ápice del neumático, que es lo que le da velocidad de paso por curva”, conviene Martínez.

El propio Jorge reconocía que “hay algo que no entendemos. Bautista se ha adaptado muy bien y en algunas curvas va muchísimo más rápido que yo, a pesar de ir en una moto que teóricamente es inferior”. En este sentido, el ex técnico de MotoGP apunta que “si Álvaro (Bautista) está a una décima de Márquez, aparentemente no tiene que haber ningún motivo de peso al cual Jorge no se pueda sobreponer”.

El propio Lorenzo reconocía que perdía el tiempo en el 95% del circuito, en las curvas. A lo que el técnico de Andreani MHS MotoGP explica que “Jorge lo pierde todo en la entrada de la curva y en la transción de la frena al buscar el vértice del viraje. Eres lento al entrar porque no tienes confianza y entonces el paso por curva ya no es tan rápido. La falta de confianza lo lastra, no tiene claro donde entrar y hasta donde utilizar el ápice del neumático. Pero es normal, está en fase de adaptación, y de una forma cauta”.

Respecto a la creencia que la Ducati no gira, el técnico catalán desvela que “no creo que sea una cuestión de giro, sino de inclinación. La moto gira por las prestaciones de giro por como está concebida. Si gira menos, la inclinas más para hacerla girar pero si no tienes la confianza para llevar el neumático hasta ese punto, no funciona”.

Pero Lorenzo no solo estrena moto si no que también tiene otros problemas como llevar por primera vez en MotoGP un motor en ‘V’ ya que siempre ha pilotado la Yamaha, que es en línea y genera otro tipo de inercias al entrar en la curva. Por no hablar del reto que supone aterrizar en un equipo completamente nuevo. Eso sí,  si ha quedado alguien en el equipo de la época de Rossi en Ducati deberá recordar a sus colegas que no comentan el mismo error de entonces y acaben perdiendo el norte como sucedió.