La entrevista

Santi Fernández: El Guardiola del waterpolo

Santi Fernández ha conseguido que el Atlètic Barceloneta se convierta en el equipo más laureado de la última década

Santi Fernández ha conseguido que el Atlètic Barceloneta se convierta en el equipo más laureado de la última década

Agustí Bernaus 27.01.2010 00:00

Aragonés de 37 años, trece títulos consecutivos, "aunque no los voy contando porque no fantasmeo". Antes de recalar en el Atlètic Barceloneta Santi Fernández pasó por Madrid (Canoe). Comparte su vida con una ex nadadora, su hija de dos años, y unos cuantos tipos con hechuras de armario.

Dicen de usted que es el Guardiola del waterpolo

Ojalá. Ambos tenemos algo en común. Estamos donde queremos estar, haciendo un trabajo que nos gusta y en un equipo con el que nos sentimos identificados. Pep está haciendo historia y es un referente. Admiro cómo está gestionando su equipo. El Barça tiene unos títulos continentales a los que nosotros no hemos podido llegar. Pero ese es nuestro reto. Algún día los conseguiremos.

Si usted hubiera nacido en Italia o en Hungría sería Dios.

Mediáticamente estaría en el nivel de los 'insoportables'....

Pero el waterpolo en España es el que es, así que no hay que lamentarse ni llorar. Somos lo que somos. Nuestra Liga tiene un gran nivel, somos subcampeones del mundo y hasta Jimmy Jump se tira al agua en una final de la Copa del Rey. El domingo vino a vernos el alcalde y otros políticos. El palco estaba lleno pero me pregunto si seremos capaces de aprovechar ese medio minuto de gloria en beneficio de nuestro deporte.

Cada vez que pienso en esto me invade la desolación. ¿Cómo podemos canalizar estos éxitos?

¿Qué tiene el Barceloneta que no tengan los otros clubs?

Un equipo grandísimo, el mejor. Pero llegar hasta aquí no ha sido fácil. Ni antes, ni ahora. No basta con tener los mejores waterpolistas y ponerlos a jugar. La clave ha sido que desde el inicio nos hemos sentido respaldados por una gran entidad, y un presidente que va siempre un paso por delante de nosotros. Yo sólo gestiono un equipo de un grandísimo valor humano. Y no es fácil.

Durante 4 años y 132 partidos fueron imbatibles en este país

Así es. Pensar cada día lo que tienes que hacer para seguir ganado no es fácil. Los títulos se consiguen día a día, en los entrenamientos, no en un partido. No hay ningún día que mi gente pare y diga, bueno ya hemos ganado demasiado, tomémonos un respiro. Y esa ha sido y es la clave.

¿Hasta cuándo tiene contrato?

No lo sé. Estoy en el mejor sitio donde puede estar alguien que ama el waterpolo. Me siento a gusto. Por eso un contrato no es determinante, basta la palabra.

No le tienta la idea de ser seleccionador...

A todo el mundo le gustaría porque en un deporte minoritario los grandes éxitos mediáticos sólo se pueden conseguir a través de un equipo nacional, ya sea en un Mundial o en unos Juegos. Pero con el Barceloneta aún me quedan unos cuantos objetivos que cumplir. Quiero llegar más lejos en las competiciones europeas, pero también me propongo crear una gran estructura que sea un referente y que deje huella. Pero ahora mismo estoy disfrutando de lo que tengo.