Menú

"Morena, esta tarde me tomaría un café contigo"

Elena Pavel, del Sporting Huelva, se sintió humillada por el colegiado 
Elena Pavel, del Sporting Huelva, se sintió humillada por el colegiado  | sport

La jugadora rumana del Cajasol Sporting Huelva Elena Pavel aseguró que el colegiado del partido de la Primera División femenina que disputaron este domingo en Badajoz ante el Santa Teresa, Santiago Quijada Alcón, le dijo en un momento del choque: "Morena, esta tarde me tomaría un café contigo".

EFE

Pavel, que entonces respondió que "mejor dedícate a pitar", indicó este lunes que interpreta que el árbitro le "quiso provocar seguro" pero que ella no entró "en su juego".

Ha detallado que estas palabras fueron parte de un mal arbitraje del colegiado, que expulsó a dos jugadoras del equipo onubense, que no señaló un penalti a favor del Sporting Huelva y que pitó otro en contra, según la futbolista rumana.

"He dejado de creer en el fútbol, en el juego limpio. Me siento impotente, humillada. En muchos años que llevo practicando este deporte no he sentido tanta vergüenza", aseguró la futbolista, quien lamentó la continua "falta de respeto" del árbitro cada vez que se dirigía a ellas, siendo su actitud "prepotente".

Pavel comentó, además, que lo único que piden en el conjunto andaluz es que los árbitros "piten bien, ni para un equipo ni para otro, pero esto no pasa y es lo que más duele y molesta a todos".

"Hemos sido superiores en todo el partido y se vio que era imposible sacar algo positivo porque tenían -las rivales- que ganar sí o sí. Nos tocó pasar un día muy desagradable", insistió. 

Otra de las jugadoras del Sporting Huelva, Sara Serrat, que fue expulsada tras un choque con una rival al despejar un balón aéreo, por su parte, consideró "dudosa" la roja que le mostraron y que, además, el árbitro se había "inventado" el penalti que significó la derrota de la formación onubense.

La guardameta ha señalado que si "dura" fue la derrota "aún más duro es tener que ver cómo el fútbol femenino no sigue creciendo por ciertas personas que lo hacen inferior".

"Todas las faltas pitadas eran a favor de ellas y escasas a favor nuestra y después el penalti inventado en los últimos minutos que les daba la victoria", relató Serrat, quien ha reconocido que le ha dolido "la falta de respeto -del árbitro- hacia las jugadoras y cuerpo técnico".

"El rival jugaba con catorce jugadores en lugar de once y así es imposible", ha señalado la internacional española, quien ha recordado que se trata de la Primera División femenina y "cuesta mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio llegar hasta aquí como para que intenten tumbar" a un equipo.

El partido, correspondiente a la decimocuarta jornada de la máxima competición nacional del fútbol femenino, concluyó con victoria del equipo local por 3-2