Menú

El Barça se hunde solo... y Pérez Lasa lo remata

Suerte que el 'colchón' de puntos es amplio, y que a pesar del 2-1 final, los de Jordi Roura se mantienen líderes en la Liga a 13 puntos de su eterno rival. Porque la imagen dada en los últimos partidos es alarmante. En todos los sentidos. El equipo parece haber perdido de golpe la lucidez y la frescura. En apenas un par de semanas, el Barça ha pasado a ser un bloque romo, vulgar, sin ideas. Que concede todas las facilidades del mundo a sus rivales en defensa. Que juega a dos velocidades menos. Que no 'muerde'. Que no crea peligro. Ni siquiera Messi se libra de la mediocridad general. Y eso que fue el autor del único tanto culé en el Bernabéu. Tres derrotas (una en Milán y dos ante el Madrid) en los cuatros últimos partidos dan para reflexionar. Errores arbitrales al margen, claro. Porque el penalti de Ramos a Adriano que pudo haber dado el empate, y que sólo Pérez Lasa no vio, fue de libro.

Ricard López

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

Real Madrid

2-1

Barça

Real Madrid

Diego López; Essien, Varane, Sergio Ramos, Coentrao (Arbeloa, m.69); Pepe, Modric; Callejón, Kaká (Khedira, m.58), Morata; y Benzema (Cristiano Ronaldo, m.58).

Barça

Víctor Valdés, Alvés, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Sergio Busquets, Thiago, Iniesta, Pedro (Adriano, m.77), Messi y Villa (Alexis, m.67).

Árbitro

Pérez Lasa (comité vasco). Amonestó a Sergio Ramos (52), Coentrao (62), Morata (68) y Arbeloa (92) por el Real Madrid, y a Alba (55), Piqué (58), Thiago (64), Alves (90) e Iniesta (93) por el Barcelona. Expulsó a Valdés con doble amonestación con el partido acabado por protestar insistentemente.

Goles

1-0, m.6: Benzema. 1-1, m.18: Messi. 2-1, m.83: Sergio Ramos.

Incidencias

Encuentro correspondiente a la 26ª jornada de la Liga BBVA, celebrado en el estadio Santiago Bernabéu lleno, con la presencia de 83.500 espectadores. Estuvieron en el palco de honor, entre otras personalidades, el exfutbolista Diego Armando Maradona y el seleccionador francés Didier Deschamps.

Menos mal que el margen en la Liga aún es grande. Tanto, que incluso el Madrid pareció no dar importancia al clásico de antemano. José Mourinho fue a lo práctico y, pensando en el duelo de Champions del próximo martes ante el Manchester United en Old Trafford, donde su equipo debe remontar un 1-1, reservó a varios de sus hombres claves. Entre ellos, Cristiano Ronaldo, que no entró hasta la segunda parte. Suplentes habituales como Callejón, Morata, Modric o Essien tuvieron su oportunidad. E, incluso así, se llevaron el gato al agua.

En el Barça, la principal ausencia fue Xavi, a causa de la lesión muscular que le mantendrá dos semanas de baja. En su lugar entró un Thiago que no tuvo su tarde. Y también Villa y Mascherano, para que Cesc y Puyol descansaran. Los azulgranas mantuvieron algo el tipo en la primera mitad. Pero sus lagunas continúan sin resolverse. Las principales, la falta de tensión, desmordiente y los errores defensivos. Fruto de las tres cosas llegó el 1-0 nada más comenzar. Un mal pase de Thiago en la medular dio pie a una internada de Morata por la izquierda. El canterano se fue de Alves como si nada -el brasileño le dejó hacer a su antojo-, y su centro al área pequeña lo culminó a placer Benzema, colándose entre Piqué y Mascherano (1-0, 5').

Las cosas no podían empezar peor, y quien más quien menos se acordó del KO copero del pasado miércoles. El guión se repetía. El Barça caía víctima de sus propios errores y, a las primeras de cambio, el Madrid se adelantaba. Lo mismo que pasó también ante el Milan (2-0) y el Sevilla (2-1). Nada nuevo bajo el sol. A este equipo le falta hoy en día mentalidad, garra y físico. Suerte que apareció Leo Messi para empatar. El argentino se plantó ante Diego López después de recibir un gran pase en profundidad de Alves. Y su chut raso se coló ajustadísimo al poste (1-1, 17'). Fue de lo poco que hizo Leo en todo el partido.

El gol del '10' dio confianza al Barça, que a partir de ese momento, y sólo hasta el descanso, pareció entonarse. ¿Y a tocar más. ¿Y a perder menos balones. A la media hora, Messi puso a prueba a Diego López con un inocente disparo desde la frontal, tras una buena internada de Villa por la izquierda. El 'Guaje' lo intentó todo por esa banda. Aunque -como a todo el equipo- todavía le falta para alcanzar su mejor tono.

Iniesta tomó el mando como líder en la media. Y el Madrid esperó paciente los despistes de su rival. Que no tardaron en llegar cuando Alves, otra vez, permitió a Morata cabecear solo en el segundo palo. Por fortuna, su remate se estrelló en el lateral de la red.

Mourinho vio opciones de hacer daño a un Barça que está lejos de su mejor momento. Y, al filo de la media hora, quemó sus naves dando entrada a dos de sus 'fijos': Cristiano Ronaldo y Khedira, en lugar de Benzema y Kaká. Las tornas cambiaron de nuevo. Cada despiste, cada pérdida de balón -especialmente desafortunado estuvo Thiago en este sentido- se convertía en un calvario. Y suerte que Valdés mantuvo vivo al equipo con sus paradas. El '1' del Barça estuvo providencial despejando un chut de falta potentísimo de Cristiano Ronaldo (65'). Y en el 75', desbarató un mano a mano con Morata, que se coló en el área como Pedro por su casa.

El 2-1 se veía venir. Era cuestión de tiempo. Así fue. A diez minutos del final, Sergio Ramos aprovechó otro fallo garrafal de la retaguardia para marcar de cabeza tras un saque de esquina (2-1, 81'). Ni Mascherano ni Piqué estuvieron al quite en sus saltos. Y aún pudo ser peor, pues al filo del final, Cristiano Ronaldo estrelló un disparo en el larguero.

El Barça, al igual que en la Copa, se quedó sin argumentos y acabó por hundirse solo. Y, para colmo de males, el árbitro le remató. Pérez Lasa, nefasto, no pitó un penalti de libro en el descuento tras una clara zancadilla de Ramos a Adriano dentro del área blanca. No contento con su error, el colegiado expulsó a Valdés por protestar con el duelo ya acabado. Más que un partido, fue otra pesadilla. Hay que reaccionar ya.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil