Menú

El Barça tira de orgullo y se queda a las puertas de la Supercopa

El Barça se plantó este miércoles sobre el césped del Santiago Bernabéu con la intención de hacer valer el resultado del partido de ida de la Supercopa, disputada en el Camp Nou. El planteamiento de la ida debió ser del agrado de Tito Vilanova ya que el técnico azulgrana decidió apostar por el mismo once, con la novedad de Alba por Alves tras los problemas físicos sufridos por el brasileño durante el calentamiento. Sin embargo, pronto se vería que el rendimiento del mismo once no sería el idóneo en feudo blanco.

Alfonso Callejas

FICHA TÉCNICA

Supercopa de España

Real Madrid

2-1

FC Barcelona

Real Madrid

Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Callejón, m.79), Özil (Modric, m.83), Cristiano Ronaldo; e Higuaín (Benzema, m.81).

FC Barcelona

Víctor Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets (Song, m.75), Xavi; Iniesta, Pedro (Tello, m.81), Alexis (Montoya, m.32); y Messi.

Goles

1-0, m.11: Higuaín. 2-0, m.19: Cristiano Ronaldo. 2-1, m.44: Messi.

Árbitro

Mateu Lahoz (comité valenciano). Amonestó a Pepe (20), Arbeloa (37), Khedira (63) y Xabi Alonso (74) por el Real Madrid; y a Mascherano (14) y Piqué (50) por el Barcelona. Expulsó a Adriano por roja directa en el minuto 28 por derribar a Cristiano cuando se marchaba solo.

Incidencias:

partido de vuelta de la Supercopa de España disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante la presencia de 83.000 espectadores. Lleno.

El partido empezó con una evidente declaración de intenciones por parte del Real Madrid. Los pupilos de José Mourinho arrancaron el encuentro con muchísima intensidad y ejerciendo una gran presión sobre los azulgrana, lo que provocó diversas pérdidas de balón inusuales en los visitantes y que el Madrid se sintiese muy cómodo encontrando espacios para armar rápidos contraataques y elaborando un juego extremadamente vertical.

Arranque para olvidar ante un Madrid hambriento

A los siete minutos llegó la primera clara ocasión para los locales. Higuaín se plantó completamente solo ante Valdés al recibir una asistencia de Marcelo. Su disparo raso se topó con los pies del meta azulgrana. Sin embargo, tan solo tres minutos más tarde y con los mismos protagonistas, la historia fue diferente. Un clamoroso error de Mascherano al no acertar al despejar un pelotazo de Pepe habilitó a Higuaín para plantarse solo ante Valdés tras veinte metros de carrera en solitario. El 'Pipita' no perdonó y superó al meta azulgrana con un disparo por debajo de su cuerpo.

Las imprecisiones en la elaboración y los despistes defensivos se sucedían en el Barça. Y así se llegó al minuto 18 cuando el Madrid volvió a sorprender con otra rápida contra. Un balón largo a Cristiano y la indecisión de Piqué al corte provocó que 'CR7' se la llevase con la espuela para encarar y batir a Valdés con un disparo seco y centrado que el meta azulgrana intentó despejar con mala fortuna, ya que el balón rebotado fue a parar al fondo de las mallas, haciendo imposible la llegada de un Piqué que intentaba ayudar bajo palos.

Tres minutos más tarde se repitió una acción similar con Higuaín de nuevo como protagonista. Valdés, nuevamente, se convirtió en el héroe azulgrana al salvar el 3-0 con los pies. Cinco minutos más tarde, sin embargo, el Barça parecía empezar a despedirse de la Supercopa tras resultar expulsado Adriano. El lateral brasileño intentó cortar en última instancia otra rápida internada de Cristiano Ronaldo que se escapaba en solitario hacia la meta defendida por Valdés. La falta fue clara y la roja justa. El Barça se quedaba con un jugador menos con más de una hora de partido por delante.

Expulsado Adriano, Messi ilumina el camino

Tito Vilanova movió el banquillo tras la expulsión de Adriano y dio entrada a Montoya por un desaparecido Alexis. A pesar de reforzar la línea defensiva, solo un minuto más tarde, en el 32, tras la entrada al campo del lateral canterano, Higuaín estuvo a punto de sentenciar ante Valdés pero Mascherano se cruzó providencialmente para enviar el balón a saque de esquina.

Habría que esperar hasta el minuto 36 para contemplar la primera ocasión azulgrana. Iniesta recuperó un balón mordido en el área tras un rechace, recortó a su marcador y realizó un centro-chut al que a punto estuvo de llegar Montoya con Casillas totalmente vendido. Fue el punto de partida para empezar a ver a un mejor Barça que recibió su premio -probablemente excesivo tras lo visto en el primer tiempo- de las botas de Leo Messi. El crack argentino dio esperanzas a la parroquia azulgrana y metió el miedo en el cuerpo al coliseo blanco al firmar un golazo a balón parado tras superar por el exterior la barrera colocada por Casillas. Cristiano y Di María tendrían, sin embargo, la oportunidad de ampliar distancias antes del descanso.

Largas posesiones y primeros avisos del Barça

El segundo tiempo arrancó con un Barça dominador en la circulación del balón y un Madrid que cedía la iniciativa a los visitantes con el objetivo de cerrar el partido al contragolpe. Durante los primeros quince minutos tras la reanudación los azulgrana monopolizaron el dominio del esférico pero los pupilos de Mourinho volvieron a mandar algunos avisos. A falta de media hora para el final, sin embargo, Pedro volvió a alimentar la esperanza azulgrana generando varias ocasiones de gol. La primera, tras recibir con maestría un balón largo en carrera y realizar un disparo a boca de gol que salvó con apuros Casillas. El meta madridista tendría que intervenir tres minutos más tarde tras otra acción personal del canario ejerciendo de extremo, internándose en el área y disparando forzado a las manos del capitán blanco.

En los siguientes minutos se sucedieron varias ocasiones para ambos bandos, con especial protagonismo de una sorpresiva acción de Khedira que desbarató un indignado Valdés y un intento de vaselina desde medio campo de Iniesta que salió por encima del larguero. Quedaba un cuarto de hora para el final y el Madrid renunciaba por completo al balón. Como en anteriores temporadas, Mourinho aprobó que sus hombres reculasen y rechazasen la posibilidad de luchar por hacerse con el control del balón.

Último cuarto de hora para arrinconar al Madrid

Los últimos quince minutos de juego pusieron de manifiesto que el Barça sigue imponiendo un gran respeto tanto entre la plantilla como entre la afición del Real Madrid ya que los pupilos de 'Mou' cedieron la iniciativa del juego a los azulgrana de una forma completamente flagrante y la afición enmudeció hasta el tiempo de descuento en que ya se supo campeona.

Jordi Alba, tras recibir un gran balón en profundidad de Messi y eludir la salida de Casillas, estuvo a punto de hacer subir el 2 a 2 al marcador pero Sergio Ramos fue rápido al cruce y evitó un tanto que habría crispado a las gradas del Bernabéu. La acción del lateral azulgrana sería la primera de varias ya que en los últimos diez minutos Tello, en dos ocasiones, Montoya en una muy clara, y Messi con un disparo seco desde la frontal estuvieron a punto de sorprender a Casillas. El Madrid, por su parte, perdió la oportunidad de sentenciar con sendos remates de Cristiano y Modric que repelieron Valdés y Song, respectivamente.

Precisamente, los notables minutos de Song y Montoya y la reacción de todo el equipo tras el 2-0 y quedarse con un jugador menos fueron las principales notas positivas de un Barça que, tras perder la Supercopa, deberá aprender de los errores -tanto de la ida como de la vuelta- para ser competitivos en la nueva temporada que justo acaba de arrancar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil