Menú

Zaza protagoniza una victoria con sabor a Scudetto para la Juventus

Los jugadores de la Juventus celebraron el liderato con sus aficionados
Los jugadores de la Juventus celebraron el liderato con sus aficionados | sport

El frío de Turín no fue excusa para faltar al Partido-Scudetto. 41.305 espectadores animaban en el Juventus Stadium y, aunque por motivos de seguridad el sector visitante no estuvo ocupado por aficionado del Nápoles, sí que había varios puntos del estadio teñidos de azul.

Mar Bianchi | Turín

Se notaba la presión y el trabajo de pizarra, además de los cambios defensivos de los bianconeri. Para frenar al ‘Pipita’, construyeron un muro con EvraBarzagliBonucci Lichtsteiner. Gracias a este bloque, consiguieron que no se extrañase a Chiellini. En cambio, en los comienzos se vio una Vecchia Signora respetuosa, incluso con miedo, de Higuaín-Callejón-Insigne.

El Nápoles fue de menos a más. En mediocampo, a partir de JorginhoAllan o Koulibaly, comenzaba el peligro, pero seguía siendo complicado pasar los tres cuartos de campo. En el minuto 36 llegó el milagro de Bonucci despejando un balón que Higuaín ya casi celebraba. Durante los últimos minutos de la primera parte, entre el defensa bianconero y el guardameta salvaron tres claras ocasiones de gol. El descanso frenó las carreras del Nápoles.

Marchisio creaba juego con balones largos que Pogba y Dybala aprovechaban. Pero al 58’ llegó el cambio decisivo: Zaza por Morata. Y a los del sur les seguía costando encontrar espacios, aunque Higuaín no cesase de buscar balones y remates.

Parecía que todo acabaría 0-0, resultado que valdría a ambos equipos para luchar por la liga por separado. No fue así. Al minuto 88, uno de los pocos errores defensivos napolitanos fueron su sentencia. Zaza, media hora después de pisar el césped y desde más de 22 metros, se inventó un zurdazo para sobrepasar la meta de Reina por la escuadra. 

Una Juventus táctica que en las primeras jornadas estaba a una decena de puntos del líder acabó con la racha napolitana. Ahora, después de 15 victorias consecutivas, la Vecchia Signora es ‘capolista’ en solitario.