Menú

"Sé lo que tengo que hacer para que el Bayern vuelva al éxito"

Heynckes reclamó mayor jerarquía de los jugadores alemanes

Aseguró estar en forma "física y mentalmente. En reposo tengo un pulso de 60"

Heynckes, con Hoeness y Rummenigge en su presentación
Heynckes, con Hoeness y Rummenigge en su presentación | EFE

Jupp Heynckes dijo este lunes en su presentación oficial como nuevo técnico del Bayern que él sabe lo que tiene que hacer para que el equipo vuelva a la ruta del éxito y señaló que una de las claves es que los jugadores vuelvan a confiar sus virtudes para lo que los diálogos con la plantilla tendrán un papel clave.

Sport.es

"Sé lo que tengo que hacer, pese a que la situación actual es difícil, para que el equipo vuelva al camino del éxito", dijo hoy Heynckes durante su presentación.

Entre las dificultades, Heynckes mencionó las lesiones del meta Manuel Neuer y de Franck Ribery y el hecho de que asume el cargo en plena pausa de selecciones con lo que no podrá entrenar con todos los jugadores.

"A partir del sábado tendremos que jugar dos veces por semana y habrá que dosificar los entrenamientos", dijo Heynckes.

Heynckes dijo, por otra parte, que entendía a los críticos que cuestionaban que el Bayern haya recurrido a alguien que llevaba cuatro años lejos del fútbol para solventar la situación y dijo que lo único que puede argumentar es que ha seguido estando al día.

"Sólo puedo decir que he seguido el fútbol, no sólo la Bundesliga sino también al Real Madrid, al Barcelona y al Juventus, donde está Mario Mandzukic (que fue jugador de Heynkes en el Bayern)", dijo.

También dijo que había registrado que en la Bundesliga hay entrenador jóvenes que han venido jugando buen fútbol con sus equipos, en referencia a Thomas Tüchel y a Julian Nagelsmann que han sonado como candidatos para el banquillo del Bayern.

"He seguido todo eso, me agrada. Pero creo que sé como funciona el fútbol y sé lo que tengo que hacer", subrayó.

Una de las claves, según Heynckes, es volver a crear una jerarquía clara dentro de la plantilla.

"Si observo los últimos años veo que en los años de éxito ha habido una clara jerarquía. Ha habido jugadores -Lahm, Schweisteiger, Xabi Alonso... ahora quedan Jerome Boateng, Thomas Müller, Arjen Robben y Frank Ribery- que muchas veces resolvían problemas antes de que el entrenador tuviera que intervenir", dijo.

"Es importante definir la jerarquía y devolverle la confianza a los jugadores. Sé que los españoles y los sudamericanos son excelentes profesionales, pero necesitan liderazgo", dijo.

Heynckes pidió que no se interpretarán sus palabras como una crítica a su antecesor Carlo Ancelotti.

"Ancelotti es un gran caballero y un gran entrenador. A todos los entrenadores nos pasa alguna vez lo que a él acaba de ocurrirle, hay veces que las cosas sencillamente no funcionan", dijo.

Heynckes se encuentra con buena parte de equipo con el que ganó la Liga de Campeones en 2013 -de la formación titular de la final faltan Philipp Lahm, Dante, Bastian Schweinsteiger y Mandzukic- pero sabe que la situación actual es distinta.

"Thomas Müller viene jugando por debajo de sus posibilidades, Jerome Boateng ha pasado por problemas de lesiones y todavía no es otra vez el jugador de 2012 y 2013, lo mismo pasa con David Alaba", dijo.

"Mi tarea es volver a formar un equipo, lo decisivo es que los jugadores vuelvan a confiar en sus aptitudes", añadió.

Heynckes subrayó que la decisión de volver al banquillo a los 72 años no tiene que ver con una añoranza suya sino con el Bayern y con lo que le debe al club.

"No era mi sueño volver al banquillo, hubiera podido hacerlo en los primeros dos años tras mi retirada pues tuve bastantes ofertas. No he extrañado nada pero creo que en tu vida no debes olvidar a quienes te ayudaron en su tu carrera", dijo.

Heynckes admitió que había tenido que reflexionar antes de tomar la decisión por motivos privados pues, por una parte, le gustaba la vida que llevaba en su granja con sus animales y, por otro, su esposa está a punto de ser operada de una rodilla.

"Sin embargo, mi esposa y mi hija me dijeron que lo hiciera, que ya se las arreglarían. Luego el perro ladró dos veces y la decisión era clara", dijo

"Física y mentalmente estoy en forma. En reposo tengo un pulso de 60", concluyó el veterano técnico.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil