Menú

Uri Rosell, un muro en las finales de la MLS

El Dynamo de Houston y el Sporting Kansas City empataron a 0-0 en el partido de ida de la final de la Conferencia Este de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos que se jugó en el BBVA Compass Stadium.

EFE

El partido volvió a mostrar las carencias ofensivas de ambos equipos, que no generaron ocasiones claras de gol ante la frustración de 22.107 aficionados.

Pero en el resultado también incidió la programación del partido, que se fijó tan sólo dos días después de que ambos equipos sortearan con sendas prórrogas su clasificación a la final.

El Dynamo se deshizo de los Red Bulls y el Sporting hizo lo propio con el Revolution de Nueva Inglaterra, y el gran esfuerzo en la vuelta de las semifinales pasó hoy la factura a los jugadores.

El equipo de Houston, que sorprendió al eliminar el pasado miércoles a los Red Bulls de Nueva York, una vez más en su campo fue incapaz de generar ideas para emprender sus ataques.

La falta de creatividad del Dynamo favoreció la estrategia del Sporting Kansas City, que llegó con la intención de conseguir al menos un empate y de esta manera tener la oportunidad de gestionar la conquista del título en su campo, el 23 de noviembre.

Aunque el entrenador del Dynamo, Dominic Kinnear, intentó dar frescura al equipo con la entrada de Andrew Driver, Cam Weaver y Giles Barnes, poco o nada cambió su juego.

El Sporting Kansas City, con un destacado desempeño en la labor de contención del español Oriol Rossell, lució más cómodo en el partido y el arquero Jimmy Nielsen se encargó de poner cerrojo a su portería en las pocas escaramuzas lanzadas por los de Houston.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil