Menú

Pau López no pide perdón y asegura que "nunca salgo a hacer daño a nadie"

Pau López: Tengo la conciencia tranquila | sport

Pau López ha querido dar la cara públicamente tras la jugada en la que pisó el tobillo a Messi durante el derbi del pasado miércoles en el Camp Nou. El guardameta defendió su honorabilidad asegurando de forma tajante que "nunca he salido a un campo a hacer daño a nadie".

Juan Carlos Gracia

El joven portero del Espanyol resaltó que su presencia ante los periodistas se produjo "porque me lo habéis pedido y viendo la burbuja que se ha creado con la acción", dejando claro que no comparte todas las acusaciones que ha recibido. "Nunca salgo a hacer daño a nadie", ha dicho.

Pau, que fue uno de los grandes protagonistas de la noche con paradas de gran mérito, le supo este jueves "especialmente mal" que su nombre pueda quedar encuadrado por una jugada en concreto. "Me sabe mal que la gente piense que puedo ir a un campo de fútbol a hacer daño a un compañero de profesión. Nunca. Ni ahora ni en el futuro. Fue un trance del partido, como el golpe que Turan me dio en la cabeza y no pasa nada" explicó el meta en este sentido.

El joven portero periquito quiso alejarse de cualquier polémica, destacando que los problemas del campo deben quedar ahí: "Cuando el partido se acaba, se acaba y quien no lo quiera ver así es su problema", resaltando que no tiene "nada" de lo que arrepentirse: "Yo tengo la conciencia muy tranquila".

Como jugador criado en la cantera blanquiazul, Pau sí resaltó su especial ánimo por enfrentarse al Barcelona. Lo hizo sin malas palabras ni con mala intención. Al contrario, el meta puso énfasis en su ilusión. "Un derbi es un partido especial. Tiene mucha intensidad y a los jugadores criados en la cantera nos gusta especialmente" explicó.

De ahí que admitiera que disfrutó "como un niño pequeño. Estos dos partidos los he disfrutado muchísimo; han sido los mejores y más especiales de los últimos meses porque me he sentido en la gloria defendiendo la camiseta del Espanyol en un derbi".

Pau quiso alejarse de toda polémica con Suárez admitiendo que "nos dijimos cosas" pero resaltando que al final "no pasó nada" y que si luego no quiso alguien (Marcherano y Suárez) darle la mano "no me preocupa", aunque incidiendo en que lo sucedido en el túnel "está perfectamente explicado por el acta arbitral". Un hecho que podría acarrear sanción para el delantero uruguayo.

El meta blanquiazul no se refirió a las expulsiones "porque nunca hablo de los árbitros" y reconoció que la derrota "la sufrimos porque algo debimos hacer mal y no hizimos méritos para ganar".

Su visión del partido Pau la resumió rápido: "Sus goles fueron claves: el primero llegó muy rápido tras el 0-1, el 2-1 lo marcó Messi al rozar el descanso y el 3-1 lo encajamos apenas comenzar la segunda parte. Hasta entonces estuvimos bien".

Pau acabó desmientiendo la consideración de que el Espanyol sea un equipo violento "porque no es verdad" y rechazó responder a Piqué: "Ya conocemos a Gerard. Le gusta que hablen de él... Pero por mi parte no encontrará respuesta".