Menú

Neymar - Luis Suárez: Una sociedad de éxito

Las cifras de Messi y Suárez
Las cifras de Messi y Suárez | sport

Vuelve Messi. Han sido diez partidos sin el crack que han servido para observar el extraordinario crecimiento de Neymar y la personalidad infinita de Suárez que han permitido al Barça sumar ocho victorias, un empate sin penalización (en Copa ante el Villanovense) y una única derrota (en Sevilla). Sin Messi el Barcelona llega líder al Clásico y con la moral por las nubes.

Xavi Torres

Queda lejos el estado anímico del barcelonismo tras ver como el 26 de septiembre Messi caía lesionado ante el Las Palmas. El parte médico dolió más que la propia lesión: rotura del ligamento colateral interno de su gloriosa pierna izquierda. Dos meses de baja. La derrota en la siguiente salida, 2-1 en el Pizjuán de Sevilla, encendió todas las alarmas. Pero ahí se acabaron los miedos: la pareja Neymar-Suárez, Suárez-Neymar dio el paso adelante que el equipo requería hasta llegar a la excelencia en su rendimiento.

El 86% de los goles
De los 23 goles que ha marcado el Barça sin Messi el 86% (20 dianas) corresponden a esta maravillosa dupla, (10 para cada uno). Suárez ha visto puerta en 7 de los 9 partidos que ha jugado (extraordinaria regularidad) mientras que Neymar lo ha hecho en 5 de 9, con dos partidos grabados en sus respectivas memorias: el 5-2 al Rayo con póker del 11 y el 3-1 al Eibar con hat-trick del 9. Solamente han visto puerta en este periodo Rakitic (dos goles en el 0-2 al Bate) y Sergi Roberto (el primero del 2-1 al Bayer Leverkusen).

El 56% de asistencias
Pero además entre los dos han servido más de la mitad de los goles. En este sentido, Neymar ha sido el rey, con 6 asistencias, seguido de Luis Suárez, con 3. La lista la completan Sergi Roberto (con 3 más), Munir (2), Sandro y Busquets (1). La evidencia de las estadísticas (no siempre fieles a la verdad futbolística) reflejan una realidad incontestable alrededor del rendimiento de estos dos monstruos del balón. Esta vez las sensaciones y los números caminan en la misma dirección.

Neymar ha sido el líder
Sin la alargada sombra de Messi el brasileño ha demostrado a todos lo que se presumía por personalidad y talento: es un fuera de serie digno heredero del reinado mundial del argentino. El criticado virtuosismo sin final es ahora un elemento mediador para llegar al gol y la criticada irregularidad en su rendimiento se ha transformado en compromiso e implicación continuada en el juego colectivo.

Las cifras de participación demuestran el paso adelante de Neymar: con Messi en el campo, 50 de media; sin él, 77’2. Con el argentino, partidos desastre como ante el Celta con ¡22 intervenciones!; sin Leo protagonismo mayúsculo como ante el Getafe, con ¡103 participaciones!
El resto de cifras ofensivas también mejoran mucho: 4’5 chuts por los 3 cuando convivía con Messi; 1’1 goles por partido por los 0’6 de antes; 0 asistencias con Leo por 6 sin él y 4 faltas recibidas últimamente por las 3’4 de principios de temporada. Es evidente que Neymar ha asumido el rol de Messi, creador y goleador, pasador y finalizador, centrando un poco su posición y echándose unos metros atrás cuando la ocasión lo requería. Ha sabido leer bien cada momento de los partidos y ha conseguido convertir la situación: de pasar desapercibido a recibir la mayoría de los pases de los compañeros. Extraordinario Ney.

El ‘killer’ Suárez
Sin Messi, el rendimiento de Suárez también ha sido sensacional. Si alguien creía que el delantero uruguayo era un divo arrogante pendiente de sus jugadas y goles ha podido comprobar que estaba equivocado. En la historia del fútbol es dificil encontrar tanta generosidad en un delantero centro matador como él.

Con o sin Messi sigue en su rol de generador de espacios sin mucha participación en el fútbol coral azulgrana. Con Leo tocaba el balón 32’8 veces por partido; sin él sólo 37’3. Es, sin duda, una cifra humilde no acorde a las sensaciones que Suárez deja en cada partido lo que significa que sus apariciones son tan acertadas que quedan grabadas en la memoria de los aficionados. Ahí van sus números sin y con Messi en el campo: chuts: 2’25 por partido vs 3’5; al palo: 1 vs 2; goles: 0’3 vs 1’1 y asistencias: 3 vs 3.

¿Pueden mejorar?
El éxito del tridente recae en la humildad de Neymar y Suárez en su relación con Messi. Sin él, todo ha seguido igual poniendo el rendimiento del equipo por delante de sus éxitos individuales. Neymar tuvo en el último partido de Liga ante el Villarreal un gesto de grandeza cuando dejó a Suárez lanzar un penalty a pesar de ser él el encargado. El brasileño no olvida que Messi hizo lo propio con él el 11 de febrero en Copa también ante el Villarreal (lo falló) y el 2 de mayo en Liga en Córdoba (acertó). Estos detalles refuerzan la relación y mejoran los rendimientos.

Hoy por mí, mañana por ti
Neymar y Suárez casan muy bien porque son futbolistas muy diferentes con perfiles complementarios. Sin embargo hay algo que hace pensar que a la relación futbolística Neymar-Suárez todavía le queda margen de mejora: su conexión directa es todavía pobre. El aficionado todavía recuerda los tiempos del Tata Martino en que Messi y Neymar apenas se encontraban. No es el caso pero si sirve a modo de ejemplo para la comprensión general. Estudiados los dos últimos partidos los datos son reveladores aunque paradójicos.

El Barça ganó 3-0 al Bate y al Villarreal con dos goles de Neymar y uno de Suárez en cada encuentro, con una asistencia del brasileño y dos del uruguayo y, como consecuencia de ello, con la sensación de gran satisfacción. Pues bien: ante el Bate Neymar sólo encontró a Suárez en 7 ocasiones y, en dirección contraria, Suárez a Neymar otras 7. 14 en total: una jugada cada 6 minutos. Y contra el Villarreal, una más, ocho por parte. Teniendo en cuenta que una es el saque inicial... muy poco, ¿no? Manda la teoría que cuanto más se encuentren los grandes futbolistas mejor para el equipo. 14 pases ante el Bate y dieciséis ante el Villarreal son pocas para tanto talento reunido en el ataque azulgrana. En este caso, pues, la buena noticia es que la relación Neymar-Suárez todavía puede mejorar.

Ahora, con Messi
El retorno de Messi es un alivio para el barcelonismo porque no hay duda de que el equipo es más fuerte con él. Suárez va a seguir estando en sus números porque su rol jamás ha variado y Neymar va a ceder su liderazgo al rey del fútbol con la tranquilidad del deber cumplido y de haber demostrado que es su digno heredero. Pero esto no acaba aquí porque la ambición individual de cada uno de ellos va a seguir exhibiendo su calidad al servicio del conjunto. El retorno del tridente es el retorno, también, del dolor de cabeza de todos los entrenadores rivales del Barça en su lucha por encontrar el antídoto a esta arma futbolística letal.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil