Menú

Mathieu: "¿Dicen que fumo? Sí. ¿Y qué?"

El vestuario nunca llegó a sentir al francés como uno de los suyos por su carácter introvertido

Nunca le importó lo que dijeran con él y solo se relacionaba con su grupo de amigos ajenos a la plantilla

Mathieu y su polémico gesto en un vídeo con Piqué | sport

Mathieu se enfrentará este miércoles al Barcelona con la camiseta del Sporting de Portugal. Para el francés es un partido "especial", según ha explicado en declaraciones previas al partido. No porque se enfrente a un vestuario que vivió con intensidad, sino por el rival. De hecho, en una entrevista al diario Marca asegura que "amigo es una palabra demasiado grande" para definir la relación con sus excompañeros.

Y así es. Mathieu no dejó amigos en el Camp Nou, donde siempre fue visto como alguien que no acabó de integrarse a la dinámica de la plantilla. Los futbolistas que han coincidido con él a diario en la Ciutat Esportiva nunca llegaron a congeniar con el galo, ni siquiera a alcanzar una relación que fuera más allá de lo estrictamente necesario. Su carácter introvertido y reservado no le permitió asociarse más allá del fútbol. Siempre fue visto como "un tío que iba a la suya", aseguran desde dentro. 

Eso no significa que no tuviera vida social. La tenía, aunque no relacionándose con sus compañeros en el Barcelona, sino con un grupo de amigos con los que solía verse habitualmente ajenos a la plantilla blaugrana. Mathieu llegaba a lo que para él era un trabajo, asumía sus responsabilidades y, tras abandonar la Ciutat Esportiva, desconectaba. Nada en absoluto recriminable porque cada uno es como es, aunque parte del equipo intentara encontrar puntos de conexión.

Ocurrió, por ejemplo, cuando saltó la polémica al publicarse unas fotografías en las que se le veía comprando tabaco. Interpelado por ello, por si le suponía algún problema que se hiciera pública su afición por los cigarrillos, Mathieu mostró su personalidad: "¿Dicen que fumo? Sí. ¿Y qué?", respondió. Al francés le importaba muy poco lo que dijeran de él, ni dentro ni fuera del campo. También en eso era diferente a la mayoría de sus compañeros, a los que sí suele importarles qué y cómo se publica de ellos. Mathieu siempre fue un "extraño" en el Camp Nou. Un extraño, pero genio y figura.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil