Menú

Marc-André Ter Stegen regresa al campo donde arrancó su pesadilla, San Mamés

Ter Stegen (izquierda) se lamenta tras encajar el 1-0 en el Athletic-Barça de la Supercopa de España
Ter Stegen (izquierda) se lamenta tras encajar el 1-0 en el Athletic-Barça de la Supercopa de España | sport

Esta noche Marc-André Ter Stegen regresa a San Mamés, el estadio en donde enterró sus esperanzas de ganarle el pulso por la portería del FC Barcelona a Claudio Bravo y en donde empezó para el alemán una pesadilla que apenas ha dejado atrás.

Ter Stegen había adelantado su regerso de vacaciones para ponerse antes en forma. Su objetivo no era otro que, una vez conseguida la titularidad en la Champions y en la Copa, ser también el guardameta de la Liga.

El Barça ya sufrió en el aspecto defensivo en la Supercopa de Europa para vencer al Sevilla (5-4), pero los errores se atribuyeron al colectivo. Sin embargo, en el choque de ida de la Supercopa, Ter Stegen quedó 'retratado':

El portero del Barça se confió al despejar un balón de cabeza al eje del centro del campo. San José se percató de que estaba muy adelantado y le clavó una impecable vaselina. Era el minuto 14 de partido y el equipo ya no levantó cabeza. La hecatombre final (4-0) le costó el sextete al equipo de Luis Enrique Martínez.

ARRECIA EL DEBATE

El debate que se abrió en torno a la figura de Ter Stegen se acrecentó cuando el meta alemán tuvo que asumir la responsabilidad en la Liga pues Claudio Bravo sufrió una lesión temporal.

Un nuevo error de Marc-André frente al Levante (4-1) avivó el fuego y una nueva vaselina, esta vez obra de Florenzi en el Roma-Barça de la Champions (1-1), no suavizó las cosas.

El primer tanto de Nolito en el Celta-Barça (4-1), una derrota que le costó el liderato de la Liga al equipo, y el regreso de Claudio Bravo acabaron de dejar tocado a un Ter Stegen que vio como en la disputa del Mundial de Clubes tenía que conformarse con la suplencia.

Ahora, Luis Enrique parece que le ha devuelto la titularidad de manera regular en la Copa, a la espera del regreso a la Champions. Para Marc-André, un deportista extremadamente competitivo, el regreso a San Mamés será la oportunidad de aprobar una asignatura pendiente