BALÓN DE ORO 2015

Luis Enrique, mejor entrenador del mundo

Carlos Bilardo entregó el trofeo a Robert Fernández, en representación del asturiano

Luis Enrique, mejor entrenador del mundo

Luis Enrique, mejor entrenador para la FIFA BARÇATV

Javier Giraldo

11-1-2016 | 19:28 H.

Los pronósticos se cumplieron y Luis Enrique Martínez fue designado como el mejor entrenador del mundo en 2015. El técnico no acudió a la gala del Balón de Oro 2015 celebrada en Zurich para recoger el trofeo, pero Robert Fernández, el secretario técnico, fue el encargado de recoger el premio en su nombre.

La victoria fue clara ya que Luis Enrqiue obtuvo el 31,08 por ciento de lso votos, por el 22,97 de Pep Guardiola y el 9,47 de Jorge Sampaoli, el seleccionador chileno.

El Barça dio por primera vez una explicación por la ausencia del asturiano en la gala. Fue Robert Fernández, quien alegó que "problemas profesionales no le ha permitido estar aquí", y subrayó el mérito del premio porque "no era una tarea fácil con unos competidores tan difíciles".

Aunque Luis Enrique no quiso estar en la gala, el técnico sí quiso que Robert transmitiera un mensaje en su discurso, "si no, Luis se enfadaría", para agradecer el premio y "compartir este regalo, por lo especial que resulta. Hay mucha gente alrededor de él que le ayuda en momentos buenos y malos. El staff, presidente, junta directiva, afición y sobre todo, sobre todo, a los jugadores, que siempre nos ayudan.

Luis Enrique, mejor entrenador del mundo

Robert recibió el premio en nombre de Lucho Ingasi Paredes

Más información

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • Agregar a otras redes sociales
    • Tuenti
    • Digg
    • Tumblr
    • La Tafanera
    • Menéame
    • Delicious
  • RSS
  • 0Comentarios
  • 0 Votos
  • Tamaño de letra
    • Aumentar
    • Disminuir
  • Enviar esta noticia
  • Imprimir

Partidarios y detractores de Sánchez luchan por hacerse con las riendas del partido

Google conmemora el 117° aniversario del nacimiento del periodista e inventor húngaro que cambió la forma de escribir del mundo entero