Menú

Iniesta: "Nunca engañaría al Barcelona"

El manchego declara fidelidad eterna al club de su vida: "No estaré aquí cuando no me sienta bien"

"Es un orgullo tener una vida deportiva en este club", explica el centrocampista

Iniesta habló para SPORT | Laura M. Guerrero / FOTO: Valentí Enrich

Andrés Iniesta se ha convertido en un caso excepcional en el mundo del fútbol. Su comportamiento y trayectoria inmaculada en el Barça le han llevado a ganarse un contrato de por vida. Una renovación que le ha dado estabilidad y le ayudará a centrarse solo en el fútbol en una temporada que ha arrancado con grandes expectativas. La fidelidad hacia unos colores y el compromiso del capitán empujan al resto del equipo para alcanzar nuevos éxitos.

¿Tiene la sensación de que Valverde ha dado con la tecla?

Indudablemente, después de la Supercopa que perdimos, hemos cogido una buena línea, en la que debemos seguir creciendo como equipo, los resultados son muy positivos. El reto es mantenerlo, mejorar, sabiendo que habrá momentos difíciles y que a veces las cosas no salgan tan bien. Hay que aprovechar la tendencia y seguir así.

¿Cuál cree que es la clave de este buen inicio?

Es difícil decir una clave o el porqué. Si ahora llegan dos resultados negativos, hablaríamos de todo lo contrario… El equipo está bien, está bien físicamente. Hace las cosas con la intención de seguir creciendo. No por llegar resultados negativos cambiaría la forma, el equipo se siente cómodo y esto es lo importante.

¿Qué elementos diferentes ha aportado el nuevo técnico?

Cada entrenador es distinto, tiene sus matices, una forma de transmitir. Sinceramente, la base del juego es la misma. Aquí nunca cambia eso. A partir de ahí, hay momentos, jugadores distintos, variantes distintas. A partir del equilibrio, nuestra idea siempre ha sido gobernar los partidos y estar más cómodos. Queremos aprovechar la tendencia positiva y potenciar las cosas buenas, como el control del juego, tener la pelota, ser eficaces. En eso trabajamos.

¿Ahora el centro del campo está más junto, a diferencia de la temporada pasada que se partía mucho?

En el equilibrio está todo. Aunque antes en teoría éramos más rápidos al ataque, todo es cuestión de equilibro. Si los delanteros van muy rápidos, también los medios y los defensas tienen que ir muy rápido. Esto no era negativo cuando encontrábamos el equilibro. Igual que ahora buscamos el equilibro a través de ser protagonistas con el balón y marcar el tiempo del partido. En todo sistema, el equilibrio te hace da la sensación de dominar y ser compacto.

A usted se le nota especialmente cómodo.

En algunas ocasiones no hemos jugado con un hombre abierto a la  izquierda o derecha. Esto te permite tener la sensación de que puede haber un hombre más en el medio campo y hace llenar más al equipo. Al final, es importante que uno se sienta bien físicamente y con confianza, en este sentido. En cualquier sistema puedo rendir.

Ha arrancado la temporada con 33 títulos y por delante solo tiene a Giggs (36) o Dani Alves (35), ¿estos datos le dan aún más fuerzas para hacer seguir compitiendo al máximo nivel?

Son números importantes, impactantes por lo que significan y por cómo se han logrado. A día de hoy no miro tanto lo que se puede hacer, sino el día a día, seguir disfrutando de jugar y hacer las cosas bien. Si llegan estos títulos, mejor, por eso trabajamos, no nos vamos a engañar. La idea es seguir ganando títulos y hacer grande el club. Me baso en el día a día, confiar en que todo vaya bien y aumentar esta cifra.

¿Esta ilusión por seguir haciendo historia en el Barça fue lo que le impulsó a renovar?

Mi deseo, evidentemente, es que la historia o vinculación con el Barça se alargue algunos años más. Es lo que quiero a día de hoy. Dentro de unos meses desconozco cuál será mi sensación personal, pero ahora es buena y ojalá siga así.

¿El corazón fue lo que más le empujó a llegar a un acuerdo?

El corazón y un conjunto de cosas. Como ya dije, estoy muy agradecido al club por apostar por mí de esta manera. Que nos demos la oportunidad de valorar cada temporada lo que pueda sentir y seguir avanzando o no, es algo de agradecer porque no es fácil dar tanta confianza a alguien como deportista y persona. Somos una pareja, entre comillas, que nos lo hemos dado todo mutuamente y no veo que pueda ser diferente.

En verano habló en una entrevista a ‘El País’ del respeto que el club debía tener a la gente que había dado la vida por estos colores, ¿en estos dos meses qué ha cambiado para llegar al punto de firmar el contrato de por vida?

Más allá de algún malentendido o de opiniones distintas, tenía que llegar el momento del acuerdo. Cuando uno quiere estar en un sitio y allí donde está lo quieren, no hay motivo para no continuar juntos. Dentro del periodo del hablar y cambiar impresiones, suceden cosas de todo tipo: unos piensan de una manera y otros, de otra. No ha pasado nada más allá de lo normal  y natural. La gente me conoce muy bien y como lo he dicho muchas veces, estoy eternamente agradecido al Barça. Nunca se me pasaría por la cabeza engañarlo en forma de rendimiento o sensación personal. Cuando perciba que Andrés Iniesta en su conjunto, como jugador o persona, no se sienta bien, no estaré aquí. Voy a disfrutar el momento y seguir ayudando al equipo para que consiga los éxitos.

En los 15 años que lleva en el Barça, ¿la principal dificultad es mantener cada año el rol de jugador importante?

Es lo que cada jugador quiere o piensa para seguir avanzando. Son muchos años, con muchas etapas y compitiendo con mucha exigencia. Es un orgullo tener una vida deportiva en este club y poder alargarla

¿Consideró un gesto especial que el presidente Bartomeu lo visitara para acelerar el proceso de renovación?

Tuvo valor en el sentido de que hablando se entiende la gente. Cuando hay malentendidos, mejor hablarlo que dejarlo pasar. Más allá de esto, nunca ha habido problemas. Siempre hay que escuchar al otro, valorar lo que se dice, encontrar un punto de encuentro y si los dos queremos lo mismo, no hay otra solución que entenderse más tarde o más temprano.

Después de firmar de por vida, ¿ha pensado lo que le gustaría hacer en el Barça cuando se retire?

Entiendo que el titular de por vida puede llevar a cien mil pensamientos o cosas, pero a día de hoy, el presente manda. En unos meses, las cosas pueden cambiar, en un año pueden cambiar o en dos… La reflexión del contrato es valorar cada temporada en función de lo que puedo rendir o significar como jugador. Ahora sigo siendo futbolista y no tengo una visión a algunos años vista. El futuro ya se verá.

Su excompañero Pedro Rodríguez dijo en la concentración de La Roja que lo veía en un futuro como entrenador del primer equipo.

(Sonríe) A día de hoy no me veo en otra cosa que no sea como jugador. En este período, de aquí en adelante, intentaré formarme en todo lo que pueda, en todas las facetas del fútbol. En lo que estoy más cómodo y mejor me sentiría es en el fútbol. Seguro que estaré ahí, pero no sé exactamente en qué.

¿Por lo que he leído no se toma este Mundial de Rusia como el último?

Sí, soy realista. Hay muchas opciones de que este Mundial sea la última cita con la selección. Soy consciente del momento, la edad y de todo, pero ya veremos cómo evoluciona. Quedan muchos meses para el Mundial y ojalá todo vaya tan bien que pueda estar en Rusia. A partir de ahí ya se valorará todo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil