Menú

El Barça se pone líder para no dejarlo

La temporada es larga y tortuosa y la plantilla del Barça ha aprendido a sobrellevar con garantías los más de sesenta partidos oficiales que debe soportar en sus piernas cada temporada. Un ritmo infernal que el vestuario culé ha dosificado como nadie desde la llegada de Guardiola al banquillo. El Barça 2011-2012, fiel a su estilo y a su carácter ganador, ha repetido la pauta de los éxitos que le han precedido en las tres campañas de Pep. Sin necesidad de acelerar el ritmo y acentuar la preparación en la pretemporada, el Barça impone una marcha intensa desde el primer día. Sin embargo, los primeros compases ligueros acostumbran a atragantársele al equipo. Todo el mundo recuerda los problemas de Guardiola en su debut liguero y el triunfo del Hércules en el estreno del Camp Nou hace poco más de un año.

Tomàs Andreu

Salvando las diferencias, al actual Barça tampoco le ha resultado fácil echar a rodar en el campeonato de la regularidad. Y más lejos de su feudo. Es cierto que el estreno, con goleada y recital incluido frente al Villarreal, generó enormes expectativas, pero llegar al liderato no ha resultado tan fácil como el 5-0 podía hacer presumir.

Este Barça anda con altibajos, y eso se nota en encuentros tan complicados como el de Anoeta. Un 0-2 a las primeras de cambio que se complicó hasta dejar escapar los dos primeros puntos del campeonato. Aquellos que ya se llevaban las manos a la cabeza afirmando con rotundidad que Barça y Real Madrid iban a sumar más de 100 puntos y la Liga de las Estrellas iba a convertirse en poco menos que una merienda de negros para los azulgrana y madridistas empezaban a echar el freno de mano.

Mestalla significó el segundo gran aviso para el Barça. A pesar que el equipo dio una imagen satisfactoria frente a un Valencia especialmente motivado, los de Guardiola volvieron a cosechar otro empate a dos y a dejarse dos puntos más. Por fortuna, el Real Madrid se abonaba a los tropiezos y por el camino ya saboreaba las mieles de su primera derrota en el campeonato.

Entre tropiezos y batacazos, los dos grandes transatlánticos estaban condenados a seguir la estela de un líder inesperado: el Betis de Pep Mel.

Pero la maquinaria culé iba calentando con paciencia, la necesaria para recuperar algunos de los muchos efectivos castigados por las lesiones. El Barça se ha despachado con reiterados festivales en el Camp Nou. Partido en casa, victoria y goleada casi segura. Tres choques frente a su parroquia y la victoria de ayer en Gijón equivalen a doce puntos, que sumados a los dos empates a domicilio han permitido al Barça alzarlo hasta la primera plaza con 14 puntos. Y solo han transcurrido siete jornadas ¿la primera frente al Málaga quedó aplazada por la huelga¿.

Si el equipo es fiel a la trayectoria de Guardiola en el banquillo, muy bien lo tendrán que hacer sus perseguidores más inmediatos para destronar a los azulgrana de la primera plaza. Solo en la temporada 2009-2010, el Barça tuvo serios problemas para consolidarse en el liderato. El calendario más inmediato invita a un moderado optimismo. Existe un detalle curioso, el equipo tendrá la oportunidad de abrir brecha con dos partidos consecutivos en el Camp Nou: el teóricamente asequible Racing el sábado 15 de octubre y el siempre complicado Sevilla. Seis puntos que no deben escaparse.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil