Menú

Valdés da al Barça su Supercopa más agónica

El 1-1 de la ida acabó valiendo su peso en oro, y el Barça se proclamó campeón gracias al valor doble de los goles en campo contrario. El equipo se mostró más terrenal que nunca, y acabó pidiendo la hora ante un rival que le tuvo literalmente contra las cuerdas. La tan anhelada titularidad del tándem Neymar-Messi no respondió a las expectativas, pues ninguno de los dos tuvo la frescura que se esperaba para desequilibrar, inquietar ni marcar. Es más, el argentino falló incluso un penalti en el 87'. No fueron los únicos, sino la tónica general en una noche salvada por Víctor Valdés. Pese al título, el doble enfrentamiento con los madrileños deja más dudas que sombras en el Camp Nou.

Ricard López

FICHA TÉCNICA

Supercopa de España

Barça

0-0

Atlético

Barça

Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Sergio Busquets, Xavi, Cesc (Iniesta, min.73), Alexis (Pedro, min.65), Neymar y Messi.

Atlético

Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis, Mario Suárez, Gabi, Koke (Leo Baptistao, min.88), Diego Costa, Arda Turan (Adrián, min.72) y Villa (Cebolla Rodríguez, min.84).

Árbitro

Fernández Borbalán (Colegio Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Koke (min.26), Cesc (min.28), Sergio Busquets (min.30), Piqué (min.54), Gabi (min.81) y Diego Costa (min.83) y expulsó con roja directa a Filipe Luis (min.80) y Arda Turan (min.90).

Inciencias

Partido de vuelta de la Supercopa de España disputado en el Camp Nou ante 74.536 espectadores.

Como si fuera la máquina del tiempo, la primera parte fue prácticamente un calco de lo que se vio una semana antes en el Calderón. El Barça sufrió una preocupante falta de ideas, chispa y verticalidad. Y le costó un mundo hallar huecos en la sólida red defensiva colchonera. Los de Diego Pablo Simeone supieron frenar a su rival a base de constantes faltas. Un estilo que contó, como en la ida, con la permisividad de un colegiado -Fernández Borbalán- que tardó casi media hora en sacar la primera cartulina amarilla, a Koke.

Con Messi y Neymar compartiendo por primera vez once inicial, el Barça creó menos peligro que nunca. El argentino, recién recuperado de su lesión, estuvo desconocido. A los siete minutos, por ejemplo, desperdició un mano a mano ante Courtois tras una perfecta asistencia de Sergio Busquets. Y en el 9', Alexis -el tercer hombre del 'tridente'- no llegó a tiempo a un centro envenenado de Jordi Alba.

El ímpetu inicial de los culés se desvaneció rápidamente. El Atlético demostró tenerle tomada la medida a los de Tata Martino. Con un Xavi alarmantemente lento y desconectado, Cesc siendo incapaz de hacer olvidar a Iniesta -suplente esta vez- como 'abrelatas', y una delantera completamente neutralizada, el juego del Barça se volvió estéril, horizontal y previsible. Toques y más toques para nada. Sin rastro de profundidad.

El Atlético supo llevar el agua a su molino, y su agresividad y contundencia no se veía penalizada por un Fernández Borbalán descaradamente indulgente con los madrileños. Su criterio a la hora de amonestar fue absolutamente desigual. Cesc, por ejemplo, vio la amarilla por una falta inexistente. Y Busquets, otra por protestar... la enésima falta a un Messi cosido a patadas.

Tan mal fueron las cosas que el Barça tuvo que aferrarse al acierto de Víctor Valdés para salvar los muebles. Cuánto se le va a echar de menos cuando se vaya a final de temporada. El meta catalán fue, de largo, el mejor de su equipo, y sus paradas evitaron que los azulgranas se fueran al descanso con un marcador adverso. Las contras del Atlético fueron letales y Koke (35'), Arda Turan (41') y, posteriormente, David Villa (55'), le pusieron a prueba.

Al Barça le faltaba no una, sino dos velocidades, y sus problemas se acentuaron en la reanudación con una defensa de mantequilla. Piqué -lento, espeso, agotado-, llegaba tarde a todos los cruces, así que no fue extraño que viera la amarilla por una durísima entrada a destiempo sobre el omnipresente Turan.

El Atlético asfixiaba sin piedad. Pero tanto abusó de su rudeza que acabó cayendo víctima de su propia trampa. Las continuas marrullerías de hombres como Godín o Diego Costa le acabaron pasando factura. En el 80', Filipe Luis fue expulsado por un clamoroso codazo a Dani Alves, sin mediar siquiera el balón. Una roja más que merecida, y que pudo no ser la única si Fernández Borbalán hubiera visto luego un pisotón de Godín... en la espalda de Dani Alves.

El partido mantuvo su emoción hasta el final, ya que en el 87', el colegiado señaló penalti por un derribo de Miranda a Pedro en el área. Messi ejecutó la pena máxima, pero el balón se estrelló en el poste.

Por fortuna, no hubo que lamentar el error del '10'. El doble valor de los goles en campo contrario hizo que la Supercopa se quedara en el Camp Nou. ¡La undécima de la historia del Barça!.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil