Menú

El vestuario confirma las condiciones de Messi: "Todo es verdad"

Pese a la cadena de desmentidos, al final la realidad pondrá en su sitio a todos
Pese a la  cadena de desmentidos, al final la realidad pondrá en su sitio a todos   | sport

Josep Maria Bartomeu tiene la enorme suerte de moverse por los parámetros de los países latinos –donde las medias verdades y las mentiras se mezclan sin ningún pudor–, porque si estuviera en un país anglosajón correría el riesgo de caer en su propia trampa. Y es que ya se sabe que en estos países pueden llegar a perdonar cualquier cosa de sus dirigentes –hasta las infidelidades–, pero en ningún caso aceptan las mentiras. Presidentes de EE.UU. como Richard Nixon Bill Clinton lo saben perfectamente. Bartomeu arrastra una semana de desmentidos y acusaciones varias –al menos Luis Enrique ha tenido la dignidad de no entrar a trapo consciente de lo que está cociendo allí dentro–, pero el presidente blaugrana sí ha entrado a trapo y corre el riesgo de quedar retratado en la próxima campaña electoral cuando le recuerden todos los ‘no’ que está proclamando como si se tratara de un San Pedro cualquiera.

Javier Miguel

Leo Messi

En SPORT estamos en condiciones de asegurar que la información que adelantó TV3 a última hora de la tarde del viernes y que nosotros teníamos también conocimiento en buena parte se ajusta totalmente a la realidad, por mucho que los altavoces oficiales y sus crédulos mensajeros se encargasen de desmentirlo a pies juntillas. Es más, ayer nos pusimos en contacto con un miembro de la plantilla que confirmó punto por punto toda la información: “Todo es verdad”.  Y no se trata de una persona cualquiera en el seno del vestuario sino de alguien que tiene ascendencia y credibilidad en el club.

Es más, nos consta que el dirigente blaugrana ya ha dejado caer a algunas de las personas señaladas por Leo Messi la posibilidad de que tengan que abandonar el club este verano si no hay un giro de 180 grados en la situación actual.

La única incógnita es saber cuándo se ejecutarán las condiciones impuestas por el crack argentino para seguir en el Barcelona. Lo más lógico es que se intente demorar hasta junio, siempre y cuando no se produzca un nuevo conflicto en el cisma abierto entre Luis Enrique Messi. Está claro que el técnico asturiano ya sabe que ha perdido totalmente este pulso y ahora solo los resultados le mantendrán en el banquillo. De hecho, el presidente blaugrana no fue tan osado a la hora de confirmar que Luis Enrique cumplirá su contrato con el Barcelona al recordar que los técnicos dependen de “los resultados” y que el Barça tiene a Messi “como su único líder” –desautorizando de paso aquella frase que pronunció el técnico asturiano en su presentación, cuando dijo que él era el único líder del vestuario–.