Menú

Colón se quita la camiseta del Barça

Con esta acción, llevada a cabo a primera hora de la mañana, para afectar lo menos posible al tráfico, se ha puesto fin a la etapa 'culé' del descubridor de América, que ha durado tres semanas.

EFE

El Ayuntamiento ha ingresado 94.000 euros -100.000 incluyendo el IVA- por permitir a la firma Nike vestir la estatua de Colón con una de las nuevas camisetas del Barça, pero esta iniciativa le ha costado al consistorio la censura unánime de toda la oposición y la indignación del presidente del otro gran club de fútbol de la ciudad, el Espanyol. La iniciativa también ha abierto el debate acerca de los límites de la publicidad en los espacios urbanos y monumentos.

La operación publicitaria, en cualquier caso, ha tenido un gran impacto mediático, ya que la estatua de Cristóbal Colón de Barcelona apareció el día 21 vestida con una gran camiseta azulgrana, y esa imagen ha captado la atención de muchos turistas y de televisiones nacionales y extranjeras.

Aunque el teniente de alcalde de Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Barcelona, Antoni Vives, defendió que el dinero recaudado se destinará a fines sociales, el alcalde de la ciudad, Xavier Trias, acabó asumiendo que, de haber sabido las quejas que ha suscitado el acuerdo publicitario, no lo habría llevado a cabo o lo habría planteado de otra forma. "En Colón se está haciendo la remodelación, que es costosa, y nos parecía que podíamos unir las dos cosas. No hay nada detrás de esta actuación", señaló Vives.

La polémica suscitada en Barcelona por la campaña publicitaria que ha vestido con la camiseta del Barcelona la estatua de Colón provocó que en otras ciudades catalanes también se colocaran camisetas deportivas en otros monumentos. 

Así, la estatua del tamborilero del Bruc de la localidad de Santpedor (Barcelona) apareció vestida con una camiseta de la UE Castellnou. Sin embargo, en el centro de la polémica se situó la indignación del Espanyol por el 'fichaje' de Colón por parte del Barcelona.

El presidente del club blanquiazul, Joan Collet, llegó a comentar, en tono irónico, que su club contemplaba colocar la zamarra del Espanyol a la estatua de Rafael Casanova, personaje clave en la historia catalana, y aseguró que no se dan acciones publicitarias de este tipo en otras ciudades europeas, sino solo en Barcelona, "donde se pasan las ordenanzas por el forro", dijo.

Un grupo de aficionados del Espanyol se acercó hasta la estatua de Cristóbal Colón para reivindicar con una pancarta que "Catalunya és més que un club". Y la polémica llegó también al estadio de Cornellà-El Prat, aunque algunas de las quejas se canalizaron con sentido del humor, como prueba la pancarta que recordaba al Ayuntamiento que "'Colón no descubrió Catar'".  

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil