Menú

Barça: Un punto de duda antes del Clásico

Después del empate en Pamplona, el Barça buscaba recuperar sensaciones en la Champions. Frente al Milan se quedó a medias, porque pagó la pájara del inicio. Un gol de Messi evitó la derrota pero debió significar algo más. Dominio del balón pero falta de pegada ante un frontón que nada tuvo que envidiar al que montó Osasuna, con la diferencia que pudo ser letal en algún contraataque aislado. Tata Martino tiene un problema y cuatro días por delante para resolverlo: recuperar el 'punch' y alejar las dudas.

Lluís Payarols

FICHA TÉCNICA

Champions League

AC Milan

1-1

FC Barcelona

AC Milan

Amelia; Abate, Zapata, Mexés, Constant; De Jong, Montolivo; Birsa (Poli, min. 80), Kaká (Emanuelson, min. 71), Muntari y Robinho (Balotelli, min. 64).

FC Barcelona

Víctor Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Sergio Busquets, Xavi, Iniesta; Alexis (Cesc, min. 74), Messi y Neymar (Pedro, min. 80).

Árbitro

Felix Brych (Alemania), asistido en las bandas por Mark Borsch y Stefan Lupp y junto a las porterías por Tobias Welz y Guido Winkmann. Mostró tarjetas amarillas a Montolivo y Muntari por parte italiana y a Alexis y Cesc por el Barça.

Goles

1-0, min. 9. Error de Piqué y Mascherano que aprovecha Robinho para marcar tras una pared con Kaká. 1-1, min. 23. Servicio de Iniesta a Messi, quien recorta ante Mexés y bate a Amelia.

Incidencias

78.000 espectadores en San Siro. 17 grados de temperatura en noche cerrada.

El técnico rosarino se olvidó de rotaciones en San Siro. Salió con el equipo de gala que tenía en sus manos. Tenía que escoger y apostó por plantar cara al Milan con su mejor versión posible. Lo único que faltaba en el arranque era aguantar el chaparrón. Porque el Milan de Allegri quiso sorprender y puso la directa. Kaká, por momentos, parecía un juvenil con ganas de comerse el mundo. Nada que ver con el que el Real Madrid puso de patitas en la calle. Le acompañaba un Robinho con hambre de gol y más descarado que nunca. Balotelli los veía jugar desde el banquillo.

Del Barça no había noticias en los primeros minutos. Momentos de achicar como fuera, con sustos como un gol anulado a Muntari por fuera de juego, después de que Robinho inmortalizara a la defensa con su pase. Pero lo que no fue un susto fue lo que pasó en el minuto 9. Mascherano Piqué no se entendieron en el centro del campo. El uno por el otro, la casa sin barrer y Robinho, atento, birlándoles el balón para asociarse con Kaká y sorprender a Valdés. Torpedo a la línea de flotación tras la tormenta perfecta.

Tras el gol, los de Allegri se dejaron de alegrías y pasaron al plan B. Líneas juntas y balón para un Barça que no acababa de encontrar su rumbo. A Messi le costó 18 minutos probar suerte y estrellar el balón en la red exterior de Amelia. Los asistentes de Brych esta vez sí que hicieron bien su trabajo y no hubo 'no-goles' como en Hoffenheim. 

BUSQUETS SACA PETRÓLEO

La máquina blaugrana empezó a carburar, con Xavi de director de orquesta y Sergio Busquets con el mono de trabajo. Ese mono con el que se convierte en un jugador imprescindible. Lo fue cuando ganó un balón en el centro del campo, Iniesta se inventó un gran pase y Messi fulminó tras un recorte. Empate en San Siro y el Barça, imponiendo la ley que no supo imponer en los primeros minutos.

El Milan siguió a lo suyo y dio otro susto a balón parado. El central Mexés se incorporó a rematar un córner y envió fuera su remate tras una salida en falso de Valdés. Pese a ello, el Barça ya era dueño del juego y empezaba a hacer trabajar a la defensa lombarda. Alves, que encontraba una autopista por su banda, puso un balón a Messi que el rosarino estrelló en ZapataNeymar, que empezó a dejarse ver después del gol, lo intentó en chuts desde fuera del área. Incluso Alexis puso en aprietos a Amelia tras un buen pase de Xavi.

Un servicio de Busquets Messi que acabó desbaratando Zapata y un derechazo del '10 del Barça que salió lamiendo el poste pusieron el colofón a una primera parte en la que el equipo blaugrana había enmendado su mala salida y daba la imagen que se esperaba de un once de gala. Solo faltaba un segundo gol. Nada más. Y nada menos

DE PIFIA A PIFIA

Tata Martino y Massimilliano Allegri no movieron ficha tras el descanso. Había que ver si el Milan, tras el desgaste de la primera parte, iba a aguantar su intensidad. Las miradas estaban puestas en un Kaká al que se le acababa el gas, pero el Barça tampoco encontraba la forma de superar el autocar lombardo, con nueve jugadores anulando los ataques barcelonistas.

Lo malo de estas situaciones es la confianza que se genera en el equipo que ataca. Y a veces se paga. Estuvo a punto de pasar en el minuto 51 de partido cuando, después de un córner botado por el Barça, el Milan montó una contra que pilló 'in albis' a la zaga blaugrana. Muntari puso un balón letal a Robinho, que entraba totalmente solo... pero el brasileño pifió el remate y pasó el peligro.

Xavi buscaba socios pero el Barça parecía haberse dejado el 'punch' en los vestuarios. El egarense estuvo a punto de conectar con Iniesta, pero Amelia respondió al flojo chut del de Fuentealbilla. No había forma. Messi Neymar no podían brillar y, atrás, Sergio Busquets imponía su figura para barrer los balones que hicieran falta. 

San Siro rugió cuando Allegri hizo salir a Balotelli por Robinho. La afición del Milan ponía sus esperanzas en ese '45' que provoca debates allá por donde va. Pero no llevaba ni cinco minutos en el campo cuando estuvo a punto de ver cómo el Barça marcaba el 1-2. Messi envió un balón a Adriano. El brasileño podía chutar con su pierna buena... y falló.

Mucho ruido y pocas nueces. El Barça no lograba su objetivo, al tiempo que el Milan asustaba en sus contras. Martino apostó por retirar a Alexis para dar entrada a Cesc. Lo hizo poco después de que Kaká dijera basta y dejara su puesto en el campo a Emanuelson. pero la tónica no cambió. Agobio blaugrana, falta de pegada y amenazas locales.

SUSTO DE MUNTARI

Con Pedro por un Neymar sin suerte, el Barça quemaba sus últimas naves para buscar el tesoro de los tres puntos. Sin embargo, en uno de los pocos errores que tuvo BusquetsMuntari estuvo a punto de cambiar la suerte del partido. Por fortuna para el conjunto barcelonista, el balón acabó en las manos de Valdés. Otro susto con final feliz.

A dos minutos de los 90 llegó otra gran ocasión para el Barça. Falta a Cesc perfecta para Messi, pero el argentino, tras reclamar sin que Brych le hiciera caso que la barrera se estaba adelantado, estrelló el balón en el muro milanista. Quedaba la carta del tiempo añadido, esa que funcionó en la Liga contra el Sevilla, por ejemplo. Un centro de Adriano que acabó en córner, un zambombazo de Alves que Amelia detuvo en dos tiempos y poco más. Brych, que tenía prisa, pitó el final cuando aún quedaban 20 segundos para cumplirse los tres minutos que añadió. Y el empate se hizo realidad.

Un punto que supo a poco y que permite al Barça mantener su liderato de grupo. El Milan volverá a ser rival en unas semanas, cuando regrese la Champions, ya en el Camp Nou. Ese Camp Nou que acogerá el sábado un partido en el que el Barça debe recuperar esa pegada que, como en Pamplona, se quedó en las puertas del estadio. Es hora de corregir errores y, esta vez sí, recuperar las sensaciones perdidas. Ya falta menos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil