Menú

El Barça llega a un acuerdo con Alves

Dani Alves seguirá aportando alegría y calidad en la plantilla blaugrana
Dani Alves seguirá aportando alegría y calidad en la plantilla blaugrana | I. Paredes

Hace solo 48 horas aparecían unas declaraciones de Dani Alves en el diario ‘O Globo’ en las que aseguraba que a final de la presente temporada abandonaría el Barça para empezar una nueva aventura en la Premier League inglesa. El defensa y su entorno no tardaron en advertir que esas manifestaciones fueron realizadas hace tiempo y ni tan siquiera se ajustan a la realidad de lo declarado. Unos días antes, la agente del brasileño, Dinora Sana Ana, había manifestado a esta redacción la voluntad de Dani por continuar en el club blaugrana, aunque aseguraba que no se había mantenido una sola conversación al respecto con la dirección deportiva culé. Todo quedaba pendiente de un encuentro con la dirección deportiva.

La realidad es diferente a lo relatado en ‘O Globo’ y lo declarado por la representante. Dani Alves jugará en el Barça como mínimo hasta el 30 junio 2016. La renovación del defensa brasileño ya se encuentra pactada en sus términos fundamentales, aunque es cierto que queda un punto importante por concretarse en la recta final. Las negociaciones se han llevado de forma directa y con la máxima discreción. Y es que el propio presidente, Josep Maria Bartomeu, dio el primer paso para solventar antiguas divergencias y reconducir el futuro del futbolista.

En estos momentos, la gran duda estriba en ver si finalmente se incluye una segunda temporada en el nuevo contrato, ya sea garantizada desde el inicio o bien opcional, en función de distintas variables en el rendimiento. Tras los últimos comentarios públicos surgidos, se intentará que el anuncio oficial de la renovación pueda hacerse efectivo en cuestión de un par o tres de semanas. Nadie quiere prolongar el debate y que este acabe protagonizando uno de los clásicos culebrones de vestuario.

La renovación de Dani Alves tiene un trasfondo de lo más complicado. Pese a los desmentidos del club y el paso atrás que en su día dio Alves en rueda de prensa, en la última renovación del contrato del futbolista sí se contemplaba la posibilidad de ampliar el compromiso con el club una temporada adicional. Es decir, Dani podía prorrogar el acuerdo hasta 2016 de forma unilateral. Hace unas semanas, Zubizarreta insistía en que el jugador finalizaba contrato en 2015 y el brasileño, de forma inesperada, ratificaba la afirmación del director deportivo.

No era momento para forzar discusiones o escenificar divergencias públicas entre unos y otros. La maquinaria ya estaba en marcha analizando la renovación más allá  del 2015. Un acuerdo que ha exigido de varios ajustes y que recoge múltiples variables respecto al último contrato. El escenario económico actual es muy diferente al de hace varias temporadas. En las últimas firmas de la entidad, en forma de renovaciones –como el caso de Javier Mascherano– y fichajes –la figura de Jérémy Mathieu–, el Barça ha optado por seducir a los futbolistas ofreciendo contratos de larga duración en compensación a unos emolumentos más ‘moderados’. Alves podría firmar hasta 2016 e incluso 2017, aunque las cantidades serían distintas.

Los últimos movimientos de mercado también han despejado las escasas dudas que aún contemplaba la dirección deportiva. La sentencia de la FIFA que impide al Barça reforzarse este invierno y el próximo verano ha obligado a reconsiderar algunos movimientos a corto y medio plazo. En los últimos días del pasado mes de agosto, de forma inesperada, el club se movió con celeridad para incorporar a Douglas, un lateral ofensivo brasileño destinado a solventar una hipotética salida de Alves a final de la presente temporada. No hará falta. En este punto, a falta de evaluar la progresión del último fichaje, por lo visto hasta ahora, el nivel del refuerzo dista mucho del de su compatriota.

Andoni Zubizarreta coincide plenamente con el técnico, Luis Enrique. Dani es el mejor de los laterales posibles para el Barça y su renovación aporta calma y estabilidad hasta 2016. En ese momento, el club no debería tener ningún impedimento para sondear el mercado y reforzar la demarcación con el jugador que se crea oportuno.

No es la primera vez que Alves ha manifestado que en un futuro no le gustaría colgar las botas sin antes probar una experiencia en la liga inglesa. De la misma forma, tal y como reconocía su agente Dinora, hoy por hoy, el brasileño quiere seguir en el Barça y no alejarse de su familia. A sus 31 años, el jugador disfruta de una espléndida condición física y está convencido de protagonizar uno de esos casos de laterales tan habituales en Brasil que son capaces de prolongar su carrera futbolística entre la elite mucho más allá de los 30 años. La prioridad está definida y compartida con el Barça. La renovación está cantada y solo queda pendiente de los últimos detalles antes de hacerse pública.

Tomàs Andreu

Dani Alves