Menú

Barça: Contacto por Di María

Ángel Di María aún desconoce qué camiseta vestirá la próxima temporada. A día de hoy, en plena disputa de la Copa América, el argentino solo asume dos realidades: la primera es que tiene contrato en vigor con el Manchester United. La segunda es que su deseo no es otro que el de abandonar Old Trafford cuanto antes. Y en este escenario, tanto el futbolista como su agente llevan semanas escrutando el exclusivo mercado de pretendientes que puede hacer frente a un traspaso de primer nivel con el United y a la alta ficha del jugador. El Barça es uno de los equipos que se ha movido para tener constancia de la voluntad de Di María por abandonar la Premier este verano. Y la respuesta del jugador y de su agente ha sido más que positiva.

Hace solo unos días, desde esta redacción, adelantamos el deseo de Luis Enrique y la comisión técnica por reforzar el equipo incidiendo en algunas de las deficiencias que se habían detectado en el transcurso de la temporada. En esta línea, se pedía la incorporación de un perfil de futbolista con velocidad, capacidad de desborde en los metros finales, un jugador que pudiera desequilibrar y castigar a las defensas rivales en el uno contra uno. Básicamente, firmar recursos para perforar las defensas más férreas intentando liberar a jugadores como Messi Neymar que en determinados partidos han sido objeto de múltiples ayudas en sus marcajes. Un prototipo de jugador que en cierto modo se ajusta a Ángel Di María.

Pero el Barça ha ido más allá en sus pesquisas. El club blaugrana no solo ha confirmado la voluntad de Di María por poner el punto y final a su aventura en la Premier sino que también ha constatado la predisposición absoluta del futbolista por regresar a la Liga española. Aún es prematuro para hablar de negociaciones y mucho menos especular en base a una oferta formal al United, pero el argentino sí sabe que figura en una reducida lista de posibles fichajes veraniegos del Barça. Se ajusta a las necesidades del equipo, tiene el visto bueno de Luis Enrique y figura en el mercado.
 
El proceso electoral del FC Barcelona ha obligado a un parón forzoso en los contactos preliminares. Se trata de un compás de espera que puede venir bien para despejar dudas en la plantilla blaugrana y que puede contribuir a resolver otros movimientos de mercado que pueden complicar la operación en el futuro. De entrada porque nadie da por seguro que jugadores como PedroMunir y compañía arrancarán la temporada con el primer equipo. La disputa de la Copa América también exige un receso. Di María, como el resto de internacionales argentinos, han aparcado cualquier tipo de discusión respecto a su futuro personal. Todo queda aparcado hasta el desenlace de la competición que se disputa en Chile.

Van Gaal le abre la puerta

A expensas del destino final, el punto de partida innegociable es que Di María quiere abandonar el Manchester United por la vía rápida y Louis Van Gaal estaría encantado de desembarazarse de un jugador que no se ha adaptado en ningún momento a las exigencias del técnico holandés.
El United realizó un importante desembolso económico en su día y antes de afrontar una mayor devaluación del futbolista pretende recuperar buena parte de la inversión. En estos preámbulos, el Barça tampoco se ha dirigido al club inglés para establecer precios, condiciones y el punto de partida de una futura negociación. Nada de eso.

Luis Enrique se encuentra disfrutando de su periodo vacacional, el Barça vive inmerso en un proceso electoral y no toca acelerar operaciones que quedan supeditadas a la configuración de una futura directiva y el nombramiento de su correspondiente estructura técnica. El trabajo previo de análisis y toma de decisiones técnicas sí queda hecho, los informes están a punto y solo falta dejar transcurrir estas semanas antes de dar el sí definitivo y abordar una de las grandes bombas del verano futbolístico. Di María gusta, y mucho, en el Barça, y al argentino le encantaría regresar a la Liga de las Estrellas vistiendo la camiseta blaugrana. 

Tomàs Andreu