Menú

El Barça acabó sin récord y con un gran susto

Juan Manuel Díaz

FICHA TÉCNICA

Champions League

FC Barcelona

0-0

SL Benfica

FC Barcelona:

Pinto; Montoya, Puyol, Adriano (Piqué, 66'), Planas; Song, Thiago, Sergi Roberto; Tello (Deulofeu, 78'), Rafinha (Messi, 58') y Villa.

SL Benfica:

Artur; M. Pereira, Luisao, Garay, Melgarejo; Matic, A. Gomes; John, Rodrigo (Almeida, 74'), Nolito (Bruno César, 62'); y Lima (Cardozo, 74').

Árbitro:

Svein Oddvar Moen. Auxiliado en las bandas por Kim Tohmas Haglund y Frank Andas. Cuarto árbitro, Sven Erik Midthjell. Todos de Noruega. Mostró tarjetas amarillas a Rafinha (49') por desplazar el balón; a Garay (56') por derribar a Sergi Roberto; a Luisao (59') por una patada sobre Messi; a Adriano (60') por una patada a Rodrigo; y a Matic (77') por una patada a Messi.

Incidencias:

Camp Nou, 50.659 espectadores.

Fue un partido extraño, condicionado por la anticipada clasificación del Barça y por la tensión generada en torno a Leo Messi y el récord de Gerd Müller. Un extraño carrusel de emociones que acabó con el argentino en camilla.

Parte del público aún estaba llegando al Camp Nou cuando ya había arrancado el choque y se encontró con que, además de los seis titulares que ya descansaban en la grada, otros cuatro ocupaban el banquillo, Leo Messi incluido.

Tito Vilanova entregó la portería a Pinto y recurrió a dos veteranos como Puyol y Adriano en el eje para dar solidez a un conjunto bisoño, con Montoya y Planas en las bandas y Song por delante, para arropar a Thiago y Sergi Roberto. En ataque, una fórmula similar: el goleador Villa en el eje con Tello y Rafinha en las bandas. Cinco veteranos y seis chavales.

En cambio, el Benfica se jugaba mucho, y Jorge Jesús presentó una alineación ambiciosa con Rodrigo y Lima en punta además de John y Nolito en las bandas.

De ahí que los primeros 45 minutos del duelo no parecieron un partido del Barça. Las mejores opciones cayeron del lado del Benfica, que se encontró con un espléndido José Manuel Pinto, reivindicando su papel de segundo portero y su renovación.

Las cosas empeoraron cuando el Benfica se envalentonó y empezó a aprovechar los espacios que encontraba en la defensa barcelonista para asistir a sus puntas que se plantaban sin problemas en el área blaugrana.

Llegaron los mejores momentos de Pinto, con una mano excelente a un disparo de Lima (32') y de nuevo una parada ante John que esta vez había desboradado la banda izquierda de la defensa (34'). El meta andaluz mantuvo el 0-0 con sus acciones.

La réplica barcelonista había sido más tímida. Correcta en lo académico, pues todos se han educado en la misma escuela; pero la falta de experiencia de muchos y la intrascedencia del duelo para todos motivó que al Barça le faltara un punto de chispa.

La oportunidad más clara para el 1-0 llegó a los 24 minutos cuando Garay tuvo que sacar bajo los palos un disparo mordido de Rafinha tras un centro pasado al segundo palo de Tello. Antes, Villa y Tello lo habían intentado pero o bien los fuera de juego o la falta de precisión en los útimos metros les había impedido el remate. Y aunque la posesión al descanso había sido blaugrana (67%), el Benfica había lanzado ocho córners por ninguno del Barça.

MESSI, MESSI, MESSI

Los aficionados ya empezaron a corear el nombre de Leo Messi poco antes del descanso, un mensaje a Tito Vilanova para que incorporara cuanto antes al argentino. Leo empezó a calentar en el minuto 49' entre los vítores del público, y entró en juego en el minuto 57. Y por supuesto, todo cambió.

La segunda parte había arrancado con una nueva ocasion del Benfica, de Nolito a centro de Lima, y una tímida réplica de Villa que en el mano a mano con Artur remató flojo.

El Benfica recibió la entrada al campo de Messi como una amenaza -con razón- pero en lugar de seguir jugando al fútbol o replegarse, optó por recurrir al juego duro. A los dos minutos de aparecer sobre el campo, Messi recibía una durísima entrada de Luisao. Adriano se tomaba la revancha de manera indirecta con una patada a Nolito; pero en el minuto 77 Matic volvía a golpear sin sentido al genio de Rosario.

Vilanova incorporó a Piqué por Adriano para evitar que el brasileño viarea la segunda tarjeta y para reforzar la defensa con más centímetros. El Barça empezó a recuperar la iniciativa ofensiva con Messi como conductor y como era de esperar, todo el Barça se volcó en buscar a su líder para que consiguiera el ansiado récord de Gerd Müller.

Leo lo probó en dos lanzamientos de falta directa poco ajustados. también asistió en profundidad a David Villa en una ocasión, pero el tanto del triunfo y del récord se hacía de rogar. Vilanova aprovechó para retirar a Tello y dar más minutos de rodaje a Gerard Deulofeu... Y entonces llegó el fatídico minuto 84.

Piqué envió el balón en profundidad para Messi que encaró a Artur y lo regateó. Su primer disparo quedó abortado y al buscar el rechace el argentino probó el tiro muy escorado y cayó al suelo fulminado mientras que el meta bloqueba el esférico sin problemas. Se fue del campo en camilla dejando al barcelonismo con el corazón encogido.

El Benfica tuvo la última oportunidad pero no la aprovechó y quedó eliminado de la Champions. Pero al barça, el empate aun le salió mas carao con la lesión de Messi.

 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil