Le valoran el desparpajo, el punto de vanidad y la naturalidad

Neymar, el 'crack' que enamora a Brasil

Con la misma facilidad que regatea a los rivales, ha entrado en el mundo de los flashes y del corazón

Joaquim Piera

16-9-2011 | 04:05 H.

La dimensión de Neymar supera los límites estrictamente deportivos. A los 19 años se ha convertido en un fenómeno sociológico que recibe el mismo trato que una 'pop star' o una estrella de cine. Es un ídolo de masas intergeneracional e interclasista que tiene cautivados a cada uno de los 190 millones de sus compatriotas.

Es admirado por su fútbol, que encarna los preceptos clásicos de la escuela brasileña (técnica, magia, espectáculo), pero, también por la imagen y los valores que transmite. El brasileño se siente reflejado en el desparpajo, la naturalidad, su punto de vanidad y los pecados de juventud cometidos que transmite su rostro imberbe. Neymar simboliza la alegría y las contradicciones que hacen de Brasil un país único.

Desde que desbancó a Kaká a mediados de 2010, es el futbolista, y por extensión el deportista, más querido en Brasil, como lo atestigua el estudio realizado por la empresa 'Sport+Mark'.

Todo va muy rápido en la carrera de Neymar. En dos años pasó a ser minimizado por su entonces técnico Vanderlei Luxemburgo, cuando le dijo que era delgado como “un filete de mariposa”, a ser una celebridad, que recibe el mismo trato mediático que tuvo en su día Ronaldo, o cualquier actor o actriz de las célebres telenovelas brasileñas. Todos quieren sacarse fotos a su lado, desde la presidenta Dilma Rousseff, a cantantes consagradas como Ivete Salgado, la incombustible Xuxa o el mundo de la 'jet-set'.

Y con la misma naturalidad que dribla a contrarios, se ha adentrado en el mundo de los flashes y del corazón como si fuera lo más normal del mundo. 'Juega' a ser famoso. Se le ve como pez en el agua, desenfadado, posando en los eventos, y potenciando su imagen desinhibida con su célebre cabello mohicano, que esconde a menudo con gorras y sombreros estilosos que el mismo Alves llevaría, y abusando de pendientes y joyería.

En junio, la prensa brasileña notició que había contratado a Ricardo Almeida, uno de los principales nombres de la alta costura brasileña, para ser su 'personal stylist'. Su peinado, que empezó a llevar con 15 años, es marca registrada, y ha creado furor. En Sao Paulo, la capital económica de Latinoamérica, es ya habitual ver a jóvenes de traje y corbata paseándose orgullosos con su cresta en las principales arterias de la ciudad.

Por mucho que todo parezca espontáneo, el Santos ha tenido la preocupación de intentar preparar, en la medida de lo posible, a su pupilo para la vida de astro. De esta manera, el club le colocó un fonoaudiólogo para mejorar su dicción, o también le recomendó que empezase con las clases particulares de inglés.

Neymar siente fascinación por los coches de lujo y por las últimas tendencias de moda, pero detrás del astro sigue escondiéndose un joven hogareño, apegado a los suyos. El Neymar íntimo tiene una vida reglada orientada por su padre, que controla todas sus gastos personales, asiste todos los jueves a los cultos de la Iglesia Batista Peniel, a quien entrega anualmente un diezmo de más de unos 18.000 euros anuales, y va al modesto peluquero de siempre que patentó su peinado. Es un Neymar que recibió una tremenda bronca paterna al dejar embarazada una chica de clase media, de 17 años, con quien mantenía una relación estable. Y que después transformó el lloro de preocupación en alegría con el nacimiento de su primer hijo, Davi Lucca (24 de agosto).

Fuera de Brasil, se ha podido asociar, tal vez de forma equivocada, su peinado y sus pendientes a una actitud chulesca. En realidad, Neymar se divierte tiñéndose la cresta, o cambiando su imagen en 'Twitter' donde tiene más de 2.250.000 seguidores y a menudo comenta las novedades de la telenovela de moda. Quien trabaja junto con él, habla maravillas. El vestuario del Santos admira su capacidad de liderazgo y el hecho que dé siempre la cara. Su técnico, Muricy Ramalho, no se cansa de destacar su humildad, su amor por el fútbol, su sencillez y su capacidad de aislarse de toda la presión que lo rodea.

Comentarios

Comentarios

Lo más

Lo más leído Ocultar grupo
Lo más comentado Mostrar grupo
Lo más valorado Mostrar grupo
Lo más enviado Mostrar grupo