17 de abril 2014, Actualizado 09:16h

RSS Barça

El fútbol de Messi no tiene límites

Se destapó en el único torneo en el que no había marcado con una actuación sublime, coronada por un regate inolvidable en el primer gol del Barça

votos (0)
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Su gol en la primera parte y su asistencia a Cesc le dieron al Barça la Supercopa IGNASI PAREDES

Ennviados Especiales | 27.08.2011 | 04:05h

A cada desafío, una nueva exhibición. Leo Messi nunca había marcado en una final de la Supercopa de Europa, la única competición que se le resistía, y entró a lo grande en la historia del torneo con un gol y una asistencia para darle un nuevo título al Barça, la cuarta Supercopa europea de la historia del club. No hay competición oficial que no haya visto un gol de Messi, de la Liga a la Copa del Rey, de la Champions al Mundial de clubes pasando por las Supercopas de España y también, por fin, de Europa. Su currículum goleador aumenta a cada partido: ya suma 119 goles en la Liga española, 37 en la Champions, 17 en la Copa, 8 en la Supercopa de España, 2 en el Mundial de clubes y uno en la Supercopa de Europa.

No hubo mejor manera de estrenarse en el torneo que reúne al campeón de Europa y al de la UEFA que con un gol que probablemente batiría récords en `Youtube¿: fue un regate extraordinario, seco y sutil, que dejó sin palabras a Helton, el portero del Oporto, uno de esos detalles técnicos que permanece en la memoria de la afición durante años y años. Y ya al final del partido redondeó su enorme actuación con una gran asistencia a Cesc Fàbregas. Curiosamente, no recibió el premio al mejor futbolista del partido, como si la UEFA no quisiera que el argentino monopolice todos los galardones individuales porque 24 horas antes había recibido de manos de Michel Platini el premio al mejor futbolista de Europa del curso pasado. Ya había ganado un galardón similar en 2009 y es el primer futbolista en repetir el premio, aunque oficialmente la UEFA ha abandonado el MVP de la temporada para impulsar el de mejor jugador del continente.

Para la anécdota quedará que Messi anotó el primer gol del partido ante el Oporto cuando el partido entraba en una fase peligrosa para el Barça y unos minutos después de que una entrada de su compatriota Otamendi le obligase a reclamar al banquillo unas botas nuevas.

Algo fallaba en su botín tras la entrada del defensa del Oporto: un par de minutos de dudas, movimientos en el banquillo y en el vestuario del Barça, un viaje fugaz al banquillo para cambiarse solo la bota izquierda, y a jugar. El resto de la historia es conocida: un pase atrás de Guarín, el balón equivocado del Oporto, y un mano a mano entre Messi y Helton. El portero del Oporto aún se pregunta por dónde salió Leo, que recuperó los movimientos puros de los potreros argentinos, una `gambeta¿ de manual. Amagó con irse a su derecha, sentó al guardameta, recortó a su izquierda y golpeó suave, con la pierna izquierda, con esa bota que acababa de ponerse junto al banquillo del Barça, ante la mirada de utilleros y auxiliares. No necesitó mirar más la trayectoria del balón. Echó a correr hacia la grada para celebrar el gol y superar otro de sus retos como si tal cosa.

El fútbol de Messi parece estar por encima de planificaciones físicas o de vacaciones de verano: volvió a los entrenamientos el pasado 8 de agosto, aún no ha terminado el mes y con solo 18 días de trabajo sus números ya asombran. Ha marcado seis goles (tres en la Supercopa de España, dos en el Gamper y uno anoche ante el Oporto) cuando la Liga ni siquiera ha comenzado. Y ya suma dos títulos más en su brillante palmarés, la Supercopa de España y la de Europa.

Tener a Leo Messi en el campo y a Guardiola en el banquillo se ha convertido ya en la mejor garantía para la afición blaugrana. Con Pep como entrenador, el Barça ha jugado diez finales (solo perdió la de la Copa del Rey de Mestalla), y Leo Messi ha marcado nueve goles en esas diez finales.

Es el fruto de una relación entrenador-jugador que empezó en medio de una tormenta que ha quedado en el olvido, afortunadamente sepultada por tantos títulos, cuando Messi quiso viajar a los Juegos Olímpicos de Pekín ante la negativa del club, que incluso recurrió al TAS para retener al jugador (el Barça tenía que jugar la previa de Champions ante el Wisla). La intervención de Pep calmó al club y sobre todo, dejó satisfecho a Messi, que comenzó su explosiva carrera hacia la cumbre del fútbol en aquel mismo verano en el que ganó el oro olímpico. Desde entonces, nada ni nadie detiene a Leo, convertido en el mejor del mundo y aspirante a ser el mejor de la historia.

Ha participado en los 7 goles oficiales

En el guión de todos los goles oficiales del Barça 2011-12 aparece el nombre de Messi. Su ascendencia en este Barça queda perfectamente resumida en los números: su presencia en los partidos, su relevancia en todo el frente de ataque, le permite haber participado de una manera u otra en todos los goles oficiales que ha marcado el Barça en este arranque de curso: en el Bernabéu, en la ida de la Supercopa de España, participó en el gol de David Villa y marcó otro. En la vuelta marcó dos goles y regaló otro a Iniesta. Y anoche, en Mónaco, ante el Oporto, abrió el marcador y le dio el segundo a Cesc

Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesión)

FOTOGALERÍA

Ver +
anterior siguiente

Ultima encuesta

+ Encuestas
16/04/2014 | Barça

¿Será esta directiva capaz de liderar la renovación?

0% 0 Votos

0% 0 Votos

0 Votos

Lo +

Lo más leído Ocultar grupo

El uno por uno del Barça en la final

El uno por uno del Barça en la final

En un partido muy malo del Barça, a nivel colectivo e individual, Jordi Alba fue de los pocos blaugrana que estuvo a un buen nivel en la final de Mestalla

El Madrid entierra a un triste Barça

El Madrid entierra a un triste Barça

Se acabó. El Barça soñó por unos instantes con meterse en una final que tenía perdida pero Bale acabó de fundir a un equipo perdido. Derrota dura en una final de la Copa del Rey que fue blanca

Un Barça que ya no es

Un Barça que ya no es

Dejen de buscar porque el Barça al que se había (mal)acostumbrado la afición azulgrana ya no existe. Y no es cosa de un día, el de Mestalla, pero sí que ha sido la final la constatación de que aquello se acabó

El peor final de ciclo

El peor final de ciclo

La derrota en la final de la Copa es la triste culminación de una temporada para olvidar. Este viejo Barça necesita una renovación total

Leo Messi fue una sombra de sí mismo

Leo Messi fue una sombra de sí mismo

Leo Messi, en su faceta más apática, no fue el jugador decisivo de las grandes noches

Xavi: "El resultado es un poco impostor, se nos ha escapado por detalles"

Xavi: "El resultado es un poco impostor, se nos ha escapado por detalles"

Lejos de hacer autocrítica, el centrocampista del Barça, que al igual que la gran mayoría de sus compañeros jugó un partido decepcionante, dijo que fue el Barça quien llevó el peso del partido

Jugadores y entrenador, cada uno por su lado

Jugadores y entrenador, cada uno por su lado

La división en el vestuario quedó patente en Mestalla tras la derrota copera. El técnico Martino se fue al autocar tras la rueda de prensa y sin pasar por el vestuario en el que estaban reunidos los jugadores

Lo más comentado Mostrar grupo
Lo más valorado Mostrar grupo
Lo más enviado Mostrar grupo