FC Barcelona, 3 - Real Madrid, 2

Messi salvó al fútbol

El Barça logró el primer título de la temporada al derrotar 3-2 al Real Madrid gracias a la extraordinaria actuación, una vez más, de Leo Messi, que sobresalió en una primera parte de gran juego por parte de los dos equipos pero que se transformó en un campo de batalla en la segunda mitad

Messi, otra vez el héroe del partido

Messi, otra vez el héroe del partido

FICHA TÉCNICA

Supercopa de España (vuelta)

FC Barcelona FC Barcelona 3
Real Madrid Real Madrid 2

FC Barcelona

Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Abidal, Sergio Busquets (Keita, min.85), Xavi, Iniesta, Pedro (Cesc, min.82), Villa (Adriano, min.73) y Messi

Real Madrid

Casillas; Ramos, Pepe, Carvalho, Coentrao, Xabi Alonso, Khedira (Marcelo, min.45), Di Maria (Higuaín, min.63), Özil (Kaka, min.78), Cristiano Ronaldo y Benzema.

Miki Soria

18-8-2011 | 00:16 H.

Pese a estar a principios de temporada, con lo que eso supone en los estados físicos y el ritmo de unos y otros, -el Barça ha estado en todo momento un punto por debajo del Madrid-, el juego desplegado en el Camp Nou en la primera mitad dejó muchos detalles de calidad por parte de los dos equipos, un gran espectáculo. El mejor quizá de los seis clásicos de este año. Lástima que en la segunda parte el Madrid se encargara de que no se repitiera y fomentara que se volviera a vivir el ambiente crispado de la fase final de la temporada pasada.

El Madrid mordía arriba, pero Messi es mucho Messi

Mourinho fue valiente y dejó a un lado la racanería mostrada la pasada temporada para salir a por todas desde el principio. Colocó una línea de presión muy arriba, dificultando la salida del balón del Barça e impidiendo que Xavi, Iniesta y Messi pudieran jugar cómodos. Sin balón, el Barça es menos Barça. Y el resultado funcionó al principio. Una ocasión nada más empezar y el miedo en el cuerpo del Barça.

La táctica, arriesgada, tenía un gran inconveniente: en cuanto el Barça superaba esa línea y conseguía esquivar las piernas de los jugadores blancos, -otra vez se emplearon con suma dureza-, el peligro llegaba a la portería de Casillas. Y así llegó el primer gol del partido. Messi recogió un balón cerca del centro del campo y con un pase magistral rompió toda la línea defensiva habilitando a Iniesta, que culminó la obra de arte con un toque sutil sobre el portero.

Reaccionó el Madrid, no dispuesto a bajar los brazos, y lo hizo con un gol parecido al segundo logrado en el partido de ida. Córner mal defendido que finalizó con un tiro que rebotó en Cristiano Ronaldo y se coló en la portería de Valdés.

1-1 y todo seguía igual en el campo. La presión blanca surtía efecto con las imprecisiones de los azulgranas, con la defensa muy atrás, y gracias a eso llegaron dos buenas ocasiones blancas, una de Cristiano y otra de Ozil, que desbarató un fantástico Valdés. De hecho, fue mérito del portero, Abidal y Mascherano que el Barça aguantara el tipo atrás y no saliera goleado.

Pasado ese bache, el Barça respiró un poco. Superó la presión del Madrid en tres cuartos de campo y por fin se pudo ver a Xavi combinar con Iniesta y mover el balón de un lado a otro. Messi tuvo el gol ante Casillas en el 36', pero no fue hasta el último minuto de la primera mitad cuando volvería a ponerse por delante el conjunto culé.

Córner favorable a los azulgrana, taconazo de Piqué dentro del área y Messi, demostrando lo bueno que es, supera a Casillas con un toque suave por encima para marcar el segundo. La enésima demostración de que Leo Messi es el mejor jugador del mundo. Sin ninguna duda.

Agresiva segunda parte y empate de Benzema

Todo el buen juego y la intensidad del primer tiempo se tornó en cansancio y agresividad nada más volver del descanso. El Madrid, de la mano (y el brazo) de Pepe especialmente, volvió a emplear la dureza con demasiada facilidad y los pases y goles se sustituyeron por entradas y jugadores en el suelo.

Apenas un tiro de Iniesta en el minuto 65 y un remate franco de Sergio Ramos de cabeza rompieron la tónica del juego parado en la segunda mitad, en la que el Barça acusó especialmente el pobre estado físico con el que ha llegado a la Supercopa.

Los entrenadores hicieron cambios, -entre ellos llegó el debut de Cesc-, y en medio del caos, llegó el empate del Madrid. De nuevo un córner mal defendido por el Barça permitió que Benzema rematara a placer desde dentro del área pequeña.

2-2 y el partido se acercaba irremediablemente a la prórroga. Pero en los peores momentos es cuando aparecen los mejores y ahí estaba Messi para resolver el partido y dar el primer título del año al Barça. Pase de Cesc a Messi, el argentino abre a Adriano y el centro de este lo vuelve a rematar Leo al fondo de la red.

Fue la sentencia del partido en lo deportivo, porque después llegó una lamentable tángana final provocada por una durísima entrada de Marcelo sobre Cesc. Espectáculo lamentable que acabó con las expulsiones también de Villa y Ozil y la agresión de Mourinho a Tito Vilanova metiéndole el dedo en el ojo. Un final triste para lo que había sido una eliminatoria igualada y jugada de tú a tú.

Comentarios

Comentarios

Lo más

Lo más leído Ocultar grupo
Lo más comentado Mostrar grupo
Lo más valorado Mostrar grupo
Lo más enviado Mostrar grupo