Menú
Juventus

Juventus

3 - 0

Champions League - Cuartos de final (ida) 11 de abril de 2017 20:45h

FC Barcelona

FC Barcelona

El Barça no aprende y otra vez solo le queda el milagro

El equipo fue goleado con un arranque horrible y poca capaciad de reacción

El 3-4-3 de Luis Enrique, con Mathieu de sorpresa, fue un regalo para la Juventus de Allegri

Las mejores imágenes del Juventus - FC Barcelona (3-0) | SPORT.es

El FC Barcelona no aprendió la lección de París y otra mala actuación lo dejó a un paso de la eliminación en los cuartos de final de la Champions League. La Juventus le ganó la partida en todos los aspectos y, en especial, en el aspecto táctico, donde Luis Enrique naufragó alineando un 3-4-3, incluyendo a Mahtieu, ante un Allegri que no dejó ningún cabo suelto.

FICHA TÉCNICA

Champions League

JUV

3-0

FCB

JUVENTUS

Buffon, Alves, Bonucci, Chiellini, Alex Sandro, Khedira, Pjanic (Barzagli, 88'), Cuadrado (Lemina 73'), Dybala (Rincón, 80'), Mandzukic e Higuaín

FC Bracelona

Ter Stegen, Piqué, Umtiti, Mathieu (André Gomes, 45'), Mascherano, Rakitic, Iniesta, Sergi Roberto, Messi, Neymar y Luis Suárez

Goles

1-0, Dybala (6'); 2-0, Dybala (20'), 3-0, Chiellini (54')

Árbitro

Szymon Marciniak (Polonia). TA: Alves (27') / Suárez (53'), Iniesta (56'), Mascherano (62'), Umtiti (91')

Incidencias

Juventus Stadium, 41.092 espectadores

El arranque de partido fue nefasto. La Juventus presionó arriba y el Barça no supo como sacar el balón. Mascherano no era el punto de fuga que permite Busquets y los tres de atrás, junto con Ter Stegen, estaban desconcertados. Allegri ordenó que sus hombres atacaran por el lado débil dle Barça, Mathieu, y así llegó el primer gol. Tras un primer aviso con un cabezazo de Higuaín, Cuadrado se fue fácil de Mathieu, dejó el balón atrás a Dybala que, totalmente solo, cruzó a la red.

Mascherano no controla a Dybala

El Barça era un juguete en manos de una Juventus y solo podía confiar en el talento individual de sus futbolistas para salir del apuro. Así fue como Messi filtró un gran pase en vertical hacia Iniesta, quien encaró a Buffon y el meta sacó una mano increíble para evitar el empate. Una jugada que debía servir para la esperanza fue el inicio de otra desesperante. 

Mascherano volvió a perder la marca de Dybala, quien recogió el balón al borde del área y marcó con otro tiro colocado. El 'Jefecito' ni ayudó a la salida de pelota ni estuvo atento al marcaje de Dybala, las dos funciones que debía cumplir ante la ausencia de Busquets.

El equipo trató de reaccionar con mayor control del balón y, sobre todo, con un Messi dolido por el resultado. Leo se escoró a la derecha para probar el mano a mano con Alex Sandro y Sergi Roberto se fue mucho más al centro. Movimientos que tampoco ayudaron mucho por el buen trabajo defensivo de la Juve y las ayudas constantes. 

El coraje de Messi sirvió para robar un balón a Khedira, en una jugada que acabó en gol, tras combinar con Suárez, pero el colegiado anuló la jugada por un claro fuera de juego del charrúa. Los arreones eran tímidos y la Juve acabó mejor el primer tiempo con nuevas ocasiones de Pjanic e Higuaín.

André Gomes de pivote

La segunda parte arrancó con el cambio de André Gomes por Mathieu, por lo que Mascherano pasó a atrás y el luso se situó de pivote. El cambio de hombres puso de manifiesto que no era un problema de jugadores, sino de sistema. El 3-4-3 fue un desastre y la Juve seguía encontrado huecos por todas partes. Khedira acarició el tercero con un remate desde fuera el área y, tras un intento de Iniesta desviado, Higuían perdonó en un mano a mano con Ter Stegen, precedido de un claro fuera de juego.

La Juve es un equipo de pocas concesiones y el tercero llegó en un córner. Mascherano estuvo más pendiente de agarrar a Chiellini que de mirar el balón y el italiano le ganó la partida para cabecear y el balón entró después de tocar en el palo. Chiellini se vengó del Barça y de Suárez.

El árbitro tampoco ayuda

Todo estaba saliendo al revés y el colegiado polaco Marcianak tampoco estuvo fino. No vio unas manos de Chiellini en el área, aunque el balón primero le tocó en el pecho, y perdonó la segunda amarilla a Mandzukic en una entrada a Sergi Roberto. El colegiado fue un obstáculo, al igual que Buffon, que sacó su segunda mano imosible, en esta ocasión ante un Suárez que se había revuelto de forma espléndida.

El Barça buscó el gol a la desesperada encerrando a la Juventus en los últimos compases frente a una Juve que se blindó con la entrada de Barzagli como tercer central. Los italianos jugaron con oficio y se llevaron tres goles de botín para el Camp Nou.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil